25 años que saben a poco

1573 0

Cristina Sobrino

La caseta “1 es poco, 3 son muchos” se instaló en el Real en 1992.

Qué efímero el olor a Romero en una tarde de Corpus, qué larga la espera cada año para encender el alumbrao’ y  para escuchar la diana. 365 días que poco a poco hacen 25 años. Fue en 1992 cuando Bartolomé (Antonio) Gálvez, Santos, Batahola y Telera fundaron la caseta “1 es poco, 3 son muchos”.

El año de la Expo’ y de Curro sirvió, además de para hacer que el mundo entornase la vista hacia Sevilla,  para que un grupo de unos 8 o 9 amigos que se reunían a tomar una copa, los socios fundadores, Julián “el de los huevos”,  Paco “de Colina” o José Joaquín y Antonio, decidiera que ese año sería el que se estrenasen en la feria de su pueblo.

Actualmente la caseta “1 es poco, 3 son muchos” cuenta con 15 socios, una reunión de gente que ha sabido torear los tiempos difíciles de crisis y de ofertas de viajes.

Para Bartolomé, o Antonio como lo conocen, lo que debe imperar en la caseta es el buen ambiente, y esa es la premisa que tienen en cuenta al valorar qué socios nuevos entran o no a formar parte de ese grupo de amigos. “A los socios lo único que les pedimos es que sean buena gente y que se adapten a nuestra caseta, si es así, todo va estupendamente”.

“Antes nos gustaban a todos mucho los días de montaje, pero ya somos mayores y hemos optado por usar carpas, ya que no nos podemos hacer cargo de la tarea”, comenta Gálvez. Algo que sí siguen manteniendo y que es uno de los momentos más especiales para los socios es la noche del Pescaíto.

Sin duda, el primer día, o mejor dicho noche, de feria, es un momento esperado por los cigarreros, que encadenan las horas al lado del río con la música de la Banda Municipal de La Puebla a eso de las 7 de la mañana. Es precisamente en esa noche, en esas horas que se esfuman a una velocidad extrema pero que se disfrutan como si fueran eternas, cuando “1 es poco, 3 son muchos” se viste de gala para cenar en familia, eso sí, con toda la seriedad que permite la feria.

“Ya somos mayores como te decía, pero aún recuerdo el año que se presentó en la caseta un representante de La Guita para felicitarnos, por la cantidad de manzanilla que habíamos consumido”, ríe Antonio entre recuerdos de farolillos, alumbrao’ y sevillanas. Rememora también aquellos días en los que prácticamente vivían en la caseta, enlazando guisos de mediodía, procesiones y noches de disfrute.

“La feria está para eso, para disfrutar, para conocer gente, para hacer amigos, eso es lo mejor de esta fiesta, las amistades que uno tiene y las que se lleva”.

¡Felices 25 años!, ¡Feliz Feria 2017 para “1 es poco, 3 son muchos”!

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *