Aprender a decir no

890 0

Blog de Anabel Sánchez.

Forma parte de las habilidades sociales, el aprender a decir no sin causar o agrandar el problema, hacerlo y no sentirse culpable. En este sentido, hablamos de una habilidad muy necesaria para sentirnos bien con nosotros mismos y ser capaces de desarrollar relaciones sanas con los demás, donde haya unos límites claramente establecidos.

Siempre que lo hagamos con asertividad, nos ayudara a definirnos a nosotros mismos tanto como a las relaciones sociales adyacentes. Para ello, debemos tener claro una serie de valores:

  • Prioriza tus necesidades, no la de los demás. Valora el esfuerzo que realmente supone y qué estas dejando al lado para satisfacer a otra persona. (ej. Horas extras de trabajo sin cobrar).
  • No somos malas personas o amigos por rechazar propuestas. No tenemos por qué sentirnos egoístas.
  • Aunque podemos ayudar y enseñar a realizar las tareas, no debemos asumirlas por otras personas. ya que esto conlleva a la sobre implicación cuando las tareas no son realmente responsabilidades nuestras, ya que de este modo nos hacemos responsables de los deberes de otro.
  • Evitar sobre valorar el qué dirán más que nuestros motivos. Debemos de aceptar que no todo el mundo va a estar contento con nosotros por todo y por siempre.

Debemos tratar esto desde la empatía y el respeto hacia  los demás y desde este respeto podemos denegar sus peticiones si tenemos confianza y seguridad en nosotros mismos, aunque podamos disgustar o decepcionar a otra persona. ¡No pasa nada!

¿COMO  HACERLO?

  1. DETECTAR Y ANALIZAR la situación problemática que me molesta. ¿Cómo cuándo y con quién me pasa?
  2. ¿Qué EMOCIONES te hacen decir que si? Es importante racionalizar las ideas e intentar percibirlas de manera objetiva.

¿COMO DECIRLO?

Utilizar estrategias como el tono de voz, el momento adecuado, e intentar ser amables.

  • Explica de forma sencilla y directa tu postura. Puedes dar un breve explicación de por qué NO.
  • Empalizar con la otra persona, para intentar comprender como se siente y luego exponer nuestro punto de vista. Ej: entiendo que estés muy agobiado, pero en realidad yo tampoco tengo tiempo para implicarme en lo que me pides.
  • BANCO DE NIEBLA: Si nos insisten, podemos probar podemos darle una parte de razón pero mantenernos siempre en nuestra postura. Ej: es cierto, el plan es estupendo pero ahora mismo no puedo económicamente.
  • APLAZAR LA TOMA DE LA DECISIÓN: Es bastante útil si nos encontramos con sentimientos muy poderosos que nos nublan el pensamiento y el poder de decisión. Por lo que es mejor esperar a poder expresarnos y decidir con claridad. Podemos decir que tenemos que pensarlo, consultarlo y que daremos una respuesta más tarde. Aunque esto no quiere decir postergarlo en el tiempo y acabar por no contestar la petición.
  • ACUERDO ASERTIVO: Cuando prevemos que nuestra respuesta se puede interpretar de manera errónea o cuando nos juzgan en consecuencia o aparece el chantaje emocional. Debemos aclarar nuestra posición y explicar que nuestra negativa no tiene nada que ver con ser buena o mala persona, querer o no. Ej. No me recoges del trabajo porque no me quieres. Rs. No tiene da que ver con quererte, claro que lo hago pero hoy me es imposible acercarte.
  • DISCO RAYADO: consiste en mantenerse firme ante las insistencias expresando claramente nuestro punto de vista cada vez que se ofrezca la petición que queremos rechazar. Ej: no vas a venir a la cena? Rs. Este viernes no puedo, tengo que adelantar tareas en casa. Ej.  Te la vas a perder será buenísima. Rs. ya seguro que lo es, cocinas genial, pero es que tengo que adelantar tareas y no puedo ir.
  • CORTAR LA REPETICIÓN. Cuando llevan un rato insistiendo, Ej. Llevas muchos días diciéndomelo y ya te dije que no me apetece, sabes que no cambiare de opinión. No sigamos dándole vueltas y será mejor otro día.

Estas herramientas forman parte de un comportamiento asertivo, que como todas las habilidades sociales, mejoran con la práctica y debemos de usarlas con frecuencia, hasta que logremos controlarlas y aplicarlas de una manera natural.

Para ello podemos practicar expresiones faciales, tono de voz, gestos y frases que diríamos en situaciones pasadas delante del espejo. Aunque al principio cueste, debemos de comenzar cuanto antes ya que su dominio resta mucha ansiedad.

 

Related Post

El chupete

Posted by - 09 de diciembre de 2016 0
Hablamos sobre uno de los grandes protagonistas de la infancia.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *