¿Cómo crear un hábito de estudio? Problemas frecuentes

593 0

Los hábitos que creamos hoy, serán las costumbres de mañana.

LOGO LORENTE

Una de las dificultades diarias a las que los padres pueden enfrentarse es la hora de estudiar o hacer los deberes de los más pequeños. Aunque es cierto que hay quienes lo hacen sin problemas, otros muchos no llegan después de la jornada escolar con ganas de volverse a poner a trabajar.

Crear un hábito de estudio, nos ayudará a:

  • Definir un espacio y tiempo para las tareas
  • Incorporarlo a su rutina
  • Crear una responsabilidad.

Hablamos de una responsabilidad clara del niño/a. Por lo que los padres y madres no están obligados:

  • Preguntar la tarea. Son los niños los que deben traerlo anotado en su agenda diariamente. (NO A LOS GRUPOS DE WHATSAPP)
  • Quedarse hasta tarde terminando las tareas.
  • El horario de tarea, es del niño. Los adultos pueden mientras hacer otras tareas dentro o fuera de cada. Distinto es, estar disponibles para prestar ayuda o resolver alguna duda que pueda plantearse, esto no significa, sentarse junto al niño hasta que termine.

Para implantar el habito debemos:

  • Elegir un lugar de estudio, que sea tranquilo y siempre el mismo. Donde pueda tener a mano, todo el material que necesite (libros, cuaderno, ordenador…)
  • Establecer un horario fijo. Para la hora de la tarea. Con hora de principio y de final. Habrá días en los que se termine antes de lo fijado, pero debemos completar el tiempo acordado con otras tareas de repaso. Por ejemplo, si elegimos después de almorzar, puede ser una buena hora, de 16:00 a 18:00 horas.
  • Establecer, un tiempo de ocio. Que nos servirá como recompensa por el trabajo realizado. Tele, tabletas, ir al parque. (Las actividades extraescolares, ya sean musicales o deportivas, no se consideran ocio. Ya que la mayoría de las veces ellos las perciben también como una obligación).
  • Si las edades aún son tempranas (primer y segundo ciclo de primaria) los papás deben revisar que se han completado todas las tareas.

¿Qué hacemos si olvida apuntar con frecuencia la tarea y no sabemos cuál es?

Si vemos que esto ocurre con más frecuencia de la que nos gustaría, debemos dejar que acuda al colegio al día siguiente sin la tarea. Allí recibirá una consecuencia. Que le servirá de aprendizaje para próximas ocasiones. Se debe avisar al tutor de esta pauta, para que colabore con la consecuencia.

¿Y si siempre dice no traer deberes?

Hay niños que realmente no los llevan, porque acaban la tarea en clase. Pero no es lo habitual.

En este caso deberíamos citarnos con el tutor, para que nos informe sobre el trabajo que se realiza en clase y el que es destinado a casa.

Si sospechamos que es mentira, incondicionalmente de la tarea del cole, se deberá cumplir el horario de trabajo que hemos establecido. Con tareas complementarias o repaso del curso.

¿Qué tiempo debemos establecer?

Lo usual, son de 90- a 120 minutos. Esto depende de la edad del niño, el curso o las dificultades que preste parar hacer la tarea. (Concentración, distracciones, ritmo de trabajo)

¿Y si acude a clases particulares?

Dependiendo del curso puede ser suficiente con el tiempo empleado en las academias. También hemos de tener en cuenta la cantidad de tarea que suele traer a casa. Hay casos en los que se necesita mucho más tiempo del empleado en las academias.

Tiene establecido el horario,  pero no lo cumple. Llega y se pone a jugar con otras cosas.

El tener definido un tiempo para las tareas implica, el respeto por parte del niño y la constancia por parte de los padres. Por lo que si acordamos esa norma a principio de curso debe mantenerse. Por lo tanto quedaran prohibidos todo tipo de distracciones (Tablets, teléfonos móviles, ordenador, etc) hasta que se termine la tarea.

Hacer el trabajo es la llave que le permitirá acceder a sus intereses.

Sí…pero es que tiene que hacer un trabajo en el ordenador

Puede ocurrir, en estos casos se debe supervisar el uso del aparato. Suele resultar más atractivo y mucho más entretenido que realizar cualquier otra tarea. Por lo que debe dejarse para el final.

Seguir un hábito de estudio, tiene múltiples ventajas en los niños:

  • Asumir responsabilidades.
  • Aprenden a organizar el tiempo.
  • Valoran el tiempo de ocio.
  • Ayuda en los cursos superiores a ser más constantes.
  • Aumenta su autoconfianza y autoestima.

En los padres:

  • Facilita la labor de ponerse a hacer la tarea.
  • Ganar tiempo libre mientras ellos trabajan.
  • Mejora el ambiente familiar.
  • Al obtener buenos resultados, tendrán más confianza en ellos.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *