El cortijo palacio Los Montes, patrimonio cigarrero y recurso turístico

2814 0

Conocemos la historia de Francisco López Becerra y Solé, actual Duque de Maqueda.

El sol cae sobre su propio peso conforme el reloj pasa de las siete de la tarde. Un imponente silencio y olor a naturaleza se apodera de la entrada al cruzar la verja por la que se accede al cortijo palacio Los Montes. Después de un elevado camino, se observa una majestuosa edificación construida sobre unas ruinas en una loma desde la que se divisa la Marisma del Guadalquivir. Y es que las doscientas hectáreas que conforman Los Montes están situadas en un enclave tartésico frente a un antiguo brazo del Guadalquivir, que se presupone que fue el que más se usó en la época de Indias, siendo en el siglo XVII cazadero del rey Felipe IV, y teniendo diferentes dueños hasta que de la familia Campos pasó a Francisco López Becerra Martín de la Vega, de quien heredó hace tres años el actual propietario.

Hasta ahora, este cortijo palacio sólo había sido usado para la celebración de actos familiares o para recibir a invitados de tan alto calibre como los reyes de Bélgica o el príncipe Alberto de Mónaco. Pero desde finales del pasado año, Los Montes, enmarcado en un entorno natural incomparable como es la Reserva de la Biosfera Doñana – incluso cuenta con una pareja de lince ibérico – y que dispone con una lujosa casa, capilla, salón de celebraciones e incluso una íntima plaza de toros, abre sus puertas para que los cigarreros y toda persona que así lo desee pueda contemplar las numerosas obras de artes que allí se encuentran a través de visitas concertadas.

Este hecho puede haberse producido debido al sentir cigarrero de su dueño, Francisco López Becerra y Solé, actual Duque de Maqueda, cuya abuela materna era de La Puebla, una vinculación que viene a través de la familia Campos. De hecho, el acogedor Duque de Maqueda confiesa que procura “pasar la mitad del mes en La Puebla” y manifiesta que quiere jubilarse en tierra cigarrera. “Sobre todo, me gustan los cigarreros. La gente de La Puebla. Son todos encantadores. Me gusta mucho el carácter y la forma de ser y me siento muy vinculado por mi abuela, mi bisabuelo – que era de Coria –  y mi madre, a quienes les encantaba. Esto era el paraíso particular de ellos”. Francisco, además, subraya que a través de Loli y Mari Pepa Moya ha podido disfrutar de la tarde de jueves mágico de La Puebla, el Corpus Christi. “He tenido la oportunidad de venir al Corpus y me encanta, es único”, resalta.

Precisamente el Corpus ha jugado un papel muy importante en la casa, ya que una de sus antepasados, Teresa Enríquez, era conocida como La loca del Sacramento, puesto que guarda una más que curiosa historia. Esta señora de principios del siglo XVI, que se encuentra incorrupta y en proceso de beatificación, fundó varias cofradías y, si no ejerció de fundadora, tuvo mucha influencia en otras. Se caracterizaba por su idea de culto a Jesús Sacramentado. De hecho, la primera de las cofradías que fundó fue la de la Sacramental del Sagrario de Sevilla y, tras ella, la de San Vicente. De estas dos existe documentación, no así de la del Salvador, organización que probablemente fue fundada por Teresa Enríquez. En definitiva, todas las Sacramentales están influenciadas en su idea. “Ella hizo renunciar a sus hijos de una herencia enorme que tenía, todo para dedicarlo a la Iglesia y es la que inicia el Corpus en España”, sentencia Francisco López Becerra.

Mientras el Duque de Maqueda repasa esta historia sobre su antepasado y el Corpus, y entre importantes medidas de seguridad, se pueden visualizar en la majestuosa casa del cortijo palacio Los Montes multitud de obras de un valor incalculable, algunas declaradas Bienes de Interés Cultural. Obras del siglo XVI, Cerámica de Triana del XVIII, un gran retrato de Alfonso XII, tapices monumentales o una larga mesa comedor para dieciséis comensales que fue propiedad de los Duques de Montpensier. Patrimonio que bien pudiera ser mayor, pero la casa se vio azotada por dos acontecimientos: el robo de Napoleón, que se apoderó de la mejor colección de pintura que había en la época después de la de la Casa Real – hoy están casi todos esos cuadros en el Museo del Louvre – y la venta de bienes para salvaguardar económicamente a una exiliada Isabel II, puesto que el Duque de Maqueda de la época tenía una gran fortuna en ese momento.

En definitiva, el cortijo palacio Los Montes parece el lugar perfecto en el que rodar alguna serie histórica de esas que se han puesto tan de moda. De hecho, el Duque de Maqueda, que fue director de operaciones para Europa de Televisa, confiesa una experiencia anterior que guarda una anécdota curiosa y reseñable. “Esto era el palacio del gobernador de California en El Zorro. Un día llegué a mi cuarto me encontré que había un viejo en mi cama, y de pronto empezó a quitarse el bigote, la peluca y demás y resultó ser un actor muy famoso americano, protagonista de la película”, comenta entre risas.

Ahora, esta propiedad, gracias al paso decidido de su dueño, podrá ofrecer oportunidades al turismo cigarrero. “Es un lugar en un entorno natural maravilloso, ya que para conocerlo bien hay que ver su contexto. Incluso tenemos una pareja de lince ibérico. Es una casa muy entrañable para nosotros donde vivimos felices, rodeados de ciertas obras de arte muy queridas que nos hemos traído hacia aquí. Es un sitio muy especial y nos encanta que lo disfruten distintas personas que sepan apreciar lo que es la historia y el arte”, indica Francisco López Becerra, académico de número de la Academia de Historia de Andalucía y miembro de las Reales Academias de Córdoba y Zaragoza. “Si tú tienes una casa en la que se pueden exponer obras de artes, no hay nada mejor que esas obras sean disfrutadas. Esto antes estaba cerrado porque mi padre era muy tímido, era muy reservado. Yo, en cambio, disfruto viendo a la gente disfrutar”, finaliza el Duque de Maqueda. Un señor acogedor y conquistado por el sentimiento cigarrero.

Fotos de Recacha y Hurtado.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *