El descuento mata al Puebla CF en La Rinconada (2-1)

834 0

Los cigarreros hicieron un trabajo serio pero perdieron en el añadido todo su crédito.

Del blanco al negro en dos minutos. Ese fue el recorrido que hizo la mente de los futbolistas cigarreros en el tiempo transcurrido desde el 92’ (con marcador de 0-1) hasta el 94’, cuando el árbitro señalaba el final y el electrónico mostraba un 2-1 favorable a la UD Rinconada. Después de 90 minutos serios, trabajados, luchados y en los que el Puebla CF aprovechó su ocasión más clara para sacar petróleo, dos goles rinconeros en los últimos minutos en un arreón final lógico de equipo local que pierde por la mínima en su estadio acabaron con las ilusiones cigarreras en el Nuevo Leonardo Ramos.

El técnico cigarrero, Marco Fernández, realizó un cambio obligado en el once con respecto al de los dos últimos partidos, ya que Antonio Cotorra no pudo estar en el encuentro debido a problemas físicos. Adelantó la posición de Zurita y colocó a Mena en el centro del campo para acompañar a Manuel Martos y Fran López, con Edu y Miguelito Blázquez en las bandas. En la retaguardia, Dani Escalante, Andrés Richarte, Ruti, Vélez y Cris.

Desde que el árbitro dio la orden del inicio del choque se pudo comprobar que el partido iba a ser muy igualado, disputado y que habría que sufrir para sacar algo positivo. El conjunto de José Antonio Arias, con una filosofía totalmente distinta que la UD Rinconada de Andrés Millán, trató de competirle la posesión de tú a tú al Puebla CF de Marco Fernández. El dominio del balón fue alterno y las ocasiones no se manifestaron con claridad en la primera media hora. Por parte cigarrera, Zurita fue el protagonista de dos disparos sin suerte, mientras que de igual forma Cebolla lo intentó en la portería visitante. Justo antes del descanso, Dani Escalante realizaba una gran parada a disparo de Mario y, en la última jugada del primer acto, el árbitro no señalaba un claro penalti de Joserra a Ruti, agarrado en el saque de una falta.

La segunda mitad se presentó más abierta, con espacios lógicos por las ganas de llevarse la victoria por parte de los dos conjuntos. Por lo tanto, las ocasiones comenzarían a ser más claras. De nuevo Mario pudo hacer el primero para los suyos, pero su disparo con la zurda se fue rozando el palo. No iba a perdonar en la otra portería Zurita, que vio cómo un balón caído del cielo iba a servir para que, con clase, batiera a Jairo y pusiera el 0-1 en el marcador para la alegría cigarrera.

Tras el gol, Marco Fernández movió el banquillo en busca de matar el partido a la contra. Alberto Montero ingresó por Edu y, minutos más tarde, Diego por Fran López. Posteriormente lo haría Carlos Romero por Miguelito Blázquez. Lo cierto es que hubo momentos de confusión rinconera, muchos espacios y opciones a la contra como la que tuvo Zurita, que remató flojo con la izquierda dentro del área, o dos internadas de Alberto, una de ellas cortada por el árbitro tras señalar el juez de línea un fuera de juego incorrecto, ya que el atacante partía desde campo propio.

Sin aprovechar los minutos de confusión, al Puebla le tocaba sufrir. Como por ejemplo en su última salida, El Viso, donde con 0-1 supo defender con uñas y dientes el último arreón local. En esta ocasión, la UD Rinconada olvidó casi por completo su “nuevo estilo” en los últimos diez minutos y pasó al juego directo para encerrar a su rival, buscar segundas jugadas y opciones de cualquier forma. Marco Fernández retiró a un amonestado Mena para dar entrada a Prósper y buscar una mayor consistencia atrás, cambio que visto el contexto (0-1, fuera de casa) y los nombres del mismo parecía bastante lógico. Sin embargo, cosas del fútbol, el descuento iba a ser oro para unos y polvo para otros. En el 92’, Colela se sacaba un gran disparo desde la frontal tras un rechace ante el que nada pudo hacer Dani. Y, en la última jugada de partido, un centro desde la derecha era rematado con todo por Braulio, en una jugada que sí se puede considerar evitable, al contrario que un disparo de las características del primero.

Gol y pitido final, quizás demasiado cruel para un muy buen Puebla hasta el 90’, como así reconocían los propios aficionados locales al término del encuentro. En definitiva, derrota que debe servir para aprender de la lección y hacer autocrítica constructiva que ayude a crecer, nunca destructiva. La cabeza de la tabla sigue estando a dos puntos y estos mismos futbolistas venían de vencer tres partidos consecutivos. Ni antes del encuentro se les debía poner en un altar ni ahora hay que enviarlos a la hoguera.

UD Rinconada: Jairo; Joserra, Ismael, Fernando, Colela; Díez (Perales 77’), Cebolla (Selu 64’); Mario, Molina, Ávalos (Álex Garrido 26’); y Braulio.

Puebla CF: Dani Escalante; Andrés Richarte, Ruti, Vélez, Cris; Manuel Martos, Mena (Prósper 89’), Fran López (Diego 68’); Edu (Alberto 64’), Miguelito Blázquez (Carlos Romero 79’) y Zurita.

Goles: 0-1, Zurita (60’); 1-1, Colela (90+2); 2-1, Braulio (90+4).

Árbitro: Solano Baeza. Amonestó a los locales Joserra, Díez, Braulio y Ávalos y a los visitantes Dani Escalante, Manuel Martos, Mena y Diego.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *