El presupuesto total de sueldos de la Corporación se reduce en un 29,7 por ciento

1138 0

El ahorro, cuestionado por IU y LPP, irá destinado al funcionamiento de los Grupos Políticos y a ayudas sociales.

Los asuntos más enrevesados y complicados del Pleno de Organización eran el de los sueldos de la Corporación y las Asignaciones a Grupo, últimos puntos del orden del día. Como avanzó El Cigarrero en la previa del pleno, el presupuesto destinado a sueldos para la nueva legislatura se ha reducido en un 29,7 por ciento, gracias al consenso entre el PSOE, ASC y PP, los tres partidos mayoritarios, pasando de los 176.314,18 euros a los 123.980,22 euros anuales, sumando una reducción de 52.333,96 euros, que será repartida entre los Grupos Políticos para su funcionamiento (25.950 euros) y ayudas sociales (26.383,66 euros). Esta reducción fue criticada por IU y LPP, quienes hicieron referencia a que “se compensa en Asignaciones a Grupo” y pusieron de ejemplo a las grandes ciudades en las reducciones de sueldos.

En cuanto a las retribuciones por dedicación exclusiva, el alcalde recibirá un salario anual bruto de 42.914,20 euros, por lo que percibirá 2.359,28 euros menos que en la anterior legislatura, una reducción del 5,21 por ciento. Son tres los concejales liberados: la concejala de Empleo, Desarrollo Local, Formación y Régimen Interior, Rocío Ferrer, quien tendrá un sueldo anual bruto de 27.332,48 euros; el concejal de Servicios, Sanidad, Cultura y Festejos, Ricardo Mateo Costales, que percibirá 28.106,82 euros brutos anuales; y la concejala de Igualdad, Políticas Sociales, Movilidad y Protección Ciudadana, Sara Caro, quien recibirá 25.626,72 euros brutos anuales. No son concejales liberados Elisabeth Donaire y Rogelio de la Carrera. Por otra parte, la asistencia efectiva a plenos supondrá un ingreso de 125 euros, a Juntas de Gobierno Local 25 euros y a Comisiones Informativas  25 euros.

Una vez conocidas las cantidades, Izquierda Unida, en voz de su portavoz Antonio Angulo, presentó una enmienda en la que proponía la reducción, como ya informaba este medio, del 33,5 por ciento en los sueldos, los cuales pasarían a sumar un montante total de 108.964,48 euros, y la no aprobación de las Asignaciones a Grupo. “Valoramos positivamente la reducción pero la consideramos excesiva”, indicaba Antonio Angulo. Dicha enmienda no fue aprobada por el pleno, ya que sólo votaron a favor de la misma IU y LPP.

Antonio Angulo, después de la no aprobación, hizo una comparación con las grandes ciudades como Barcelona, sentenciando que “lo que se hace aquí es un despropósito”. Además, el portavoz de Izquierda Unida entiende “que Julio Álvarez apoye esta propuesta, pero no así el PP”, al que le pidió explicaciones. Rafael Pineda aludió a la fuerza de los tres grupos, la cual “suma el 90 por ciento de la representación en el pleno” y subrayaba que “un concejal no tiene fuerza para cambiar una decisión”. A su vez, desde el Partido Popular se considera “beneficioso para el pueblo” el acuerdo, ya que “se ahorran 50.000 euros”. Por último, el portavoz del PP incidió en que fue su partido “el que propuso destinar la mitad del ahorro a ayudas sociales” y que “ningún acuerdo ha sido secreto, sino que nos hemos reunido con todos y hemos llegado a acuerdos que antes no se podían hacer”. “No hemos pactado con nadie teniendo la llave para hacerlo”, indicaba.

Tras estas declaraciones aumentó el revuelo en el salón de plenos y la Policía Local expulsó a dos ciudadanos del mismo, por lo que posteriormente el alcalde pidió “respeto al máximo organismo del pueblo”. La contestación del portavoz de Izquierda Unida se refería al “ahorro de unos 100.000 euros anuales” en la propuesta de su partido, el cual según Antonio Angulo “ha hecho propuestas concretas y claras”. También se refirió a la cantidad de votos, los cuales tildó como “de calidad”.

La portavoz de La Puebla Puede, María Rodríguez Adame, se posicionó “en contra de este régimen retributivo“, en el que según indicaba “algún concejal, por aumentar dos horas su jornada, gana un 60 por ciento más”. Además, remarcó que “es una miseria bajar sólo el 5,21 por ciento el sueldo del alcalde“. Manuel Bejarano replicó que “hay que saber qué conlleva ser alcalde” y destacó que “la vida familiar de un alcalde cambia al cien por cien, no existe”. En cuanto a la comparación con las grandes ciudades, el alcalde cigarrero insistió en comprobar “los gastos en representación, protocolo y comisiones de esos alcaldes“.

Elisabeth Donaire, portavoz del PSOE, quiso incidir en “el esfuerzo que se ha hecho para reducir las retribuciones, ya que se llevan 20 días de diálogo y se han conseguido acuerdos que antes no eran posibles” y remarcó que “las Asignaciones a Grupo no irán destinadas a sueldos“. Posteriormente llegó el turno para el portavoz de ASC, Julio Álvarez, quien hizo hincapié en que “la ciudadanía está para exigir, pero no debemos trasladar la política fuera de este recinto”. También señaló la “coherencia” de los grupos políticos en lo que han ido transmitiendo desde la campaña electoral, mientras que particularizó en su partido diciendo que “ASC ha propuesto que se llegara a consenso con todos los grupos políticos“. En relación a las políticas, Julio Álvarez dijo que “tenemos cuatro años para ver si las políticas cambian” y tuvo palabras también para recordar su socialismo: “Soy socialista y estoy aquí para cambiar lo que se ha hecho mal en el PSOE“, concluía.

Manuel Bejarano cerró el turno de declaraciones repasando la trayectoria de los acuerdos obtenidos: “No ha sido para nada fácil llegar a este acuerdo y llevamos 20 días dialogando con todos los grupos políticos y ha sido posible alcanzarlo con tres de ellas, por lo que creo que se ha llegado al mejor acuerdo posible por las tres partes“.

El último punto trataba las Asignaciones a Grupo, las cuales se reparten entre un componente fijo de 50 euros mensuales a cada partido y 112,50 euros mensuales por cada uno de los miembros de la Corporación que integren el grupo político del que se trate. De esta forma, el PSOE percibirá 8.700 euros anuales, ASC 7.350 euros, el PP 6.000 euros y LPP e IU 1.950 euros cada uno. En la propuesta de Gobierno se especificaba que estas cantidades “no servirán para pagar remuneraciones a personal“, al mismo tiempo que indicaba que tenían que ser “justificadas y examinadas” según el método indicado por el propio Ayuntamiento.

En este punto, Rafael Pineda indicó que “una Asignación a Grupo hay que justificarla y es para uso político, ya que hacer política cuesta dinero”, a lo que Antonio Angulo respondió al no entender que “ese dinero sirva para pagar sedes, puesto que la de Izquierda Unida se paga con la cuota de los afiliados“. Finalmente, la propuesta fue aprobada como se esperaba con los votos a favor de PSOE, ASC y PP, mientras que IU y LPP votaron en contra de la misma.

Foto: Rafael González.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *