El Puebla CF llega tarde a Los Palacios (3-2)

217 0

Una decepcionante primera mitad les cuesta el partido a los cigarreros en el feudo palaciego.

Un equipo no puede bajar el listón de su juego durante tanto tiempo en un partido. Normalmente, este hecho suele costar caro, como así fue en el caso del Puebla en Los Palacios, que tras una primera mitad decepcionante no pudo superar la adversidad de los dos goles en contra en una segunda parte en la que mejoró de forma notable sus prestaciones. El 2-0 al descanso fue una losa demasiado pesada para un bloque que notó las bajas sensibles en la zona de elaboración y ataque.

Las ausencias obligadas de Fran López, Carlos Romero, Migue Jiménez y José Halcón provocaron que Fernando Cepeda realizara diversos cambios en la formación inicial con respecto a la última jornada. Salieron de inicio Álex Jurado; Diego, Millán, Vélez, Mario Viejo; Fau, Pablo Sosa, Díaz; David Míguez, Bernal y Julio Andrés.

Al equipo le faltó velocidad en la circulación del balón en el primer acto, aunque también hay que tener en cuenta el inteligente planteamiento del rival. El conjunto palaciego planteó un partido muy incómodo para el Puebla y tuvo esa – merecida – pizca de fortuna que se busca con insistencia. Y es que al filo de la media hora de partido, el local Gabri lanzaba un zarpazo desde fuera del área tras un rechace que se hizo imparable para el meta cigarrero. Gol que dejó tocados a los cigarreros, puesto que cinco minutos más tarde Calvo hacía el 2-0 en una acción a balón parado mal defendida por los visitantes. El descanso fue lo mejor que le pudo pasar al Puebla.

De cara a la segunda parte, Fernando Cepeda movió ficha con las entradas de Juandi y Moi en lugar de Diego y Díaz. El equipo mejoró en rapidez y presencia en campo contrario, pero no así en la finalización, puesto que apenas concretó llegadas. El técnico cigarrero siguió moviendo ficha e introdujo en el terreno de juego a hombres como Fernando, Gabri y Carlos Sanabria, quienes le dieron un plus necesario para la reacción, aunque llegó tarde.

A falta de 10 minutos para el final del partido, Gabri sacaba una falta al segundo palo y Vélez, libre de marca, enviaba el balón al fondo de la portería. Quedaba tiempo para, al menos, rescatar un punto. Sin embargo, en una genialidad del rival iba a llegar lo que parecía ser la sentencia. El joven central Salva la puso a la escuadra del palo largo en segunda jugada tras un ataque palaciego, haciendo imposible de nuevo la estirada de Álex Jurado. Quedaban tres minutos más descuento, y el Puebla solo pudo volver a recortar distancias por mediación de Bernal, que transformó una pena máxima cometida sobre Fernando.

Derrota que debe servir para aprender que en este tramo de temporada nadie te va a regalar nada, y si tú regalas toda una primera parte te cuesta el partido. Queda un mundo para el final de la temporada y este bloque ha demostrado que hace muy bien las cosas cuando la actitud acompaña. A buen seguro, el Puebla no tardará en volver a levantarse.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *