Este Puebla dará mucho ruido (2-5)

140 0

Goleada del equipo cigarrero en Alcalá del Río para recuperar sensaciones como equipo.

Tras dos semanas sin saber lo que es ganar, el Puebla CF ha dado en esta jornada un golpe sobre la mesa antes de jugar uno de esos partidos trepidantes y bonitos dentro de la categoría. Se enfrentaba al Alcalá del Río, un rival de la zona baja pero que puso en aprietos en más de una ocasión a los de Fernando Cepeda, puesto que se jugaba la vida.

Durante los primeros diez minutos, el partido fue bastante tranquilo. Ninguno de los dos equipos tuvo grandes ocasiones. La más clara fue para el delantero del Puebla Fernando, pero sería anulada por fuera de juego. Avisaba ‘il Cuervo’. Poco antes de llegar el primer cuarto de hora, il Cuervo, en una acción muy parecida a la que se señaló off side anteriormente, se quedó solo delante del portero y la cruzó a la perfección. Un 0-1 para los cigarreros que suponía un halo de aire fresco.

La primera parte iba sucediendo sin que los dos equipos llegaran con claridad. El Puebla tenía más balón y ejercía una gran presión a su rival, pero no veía puerta. Justo antes de llegar a la media hora, en una jugada rocambolesca, los locales empatarían el partido. La reacción de los cigarreros fue inmediata. Dos ocasiones en apenas un minuto. Y a la tercera llegó el segundo. Jugada ensayada que salió a la perfección entre Fran López y Bernal y en el rechace Millán puso por delante a los cigarreros. Justo antes de llegar al descanso, José Halcón fue arrollado en el área y Fau puso el 1-3 desde los once metros. Autoritario Puebla.

La segunda mitad fue un baño del Puebla. Los cambios revolucionaron, aún más, el partido. El peso del encuentro caía del lado de los cigarreros. Se veía más cerca el cuarto gol que el segundo de los locales. Bernal estrelló un balón en el larguero, Fernando erró dos ocasiones muy claras y Carlos Sanabria entraba con facilidad por la banda izquierda. Fue en el minuto 80 cuando Migue Jiménez sentenció definitivamente al Alcalá tras una buena jugada individual. Los últimos minutos fueron bastante movidos. Los locales consiguieron ponerse 2-4 con un gol desde los once metros y, en el último minuto de partido, llegó la obra maestra. Carlos Romero recibe en el centro del campo, ve al portero adelantado y, sin pensarlo, le pega estando por detrás de la línea divisoria para poner el 2-5 definitivo. El barco sigue su trayecto con muchos tripulantes en su navegación.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *