Ganó Borja

1609 0

El Puebla se lleva un triangular en el que los Warriors deslumbraron ante el vencedor y el Cantarrana.

‘Tres equipos, un pueblo, un niño, una causa’. Así rezaba el lema de la primera edición del Triangular Cigarrero por Borja, y que enfrentaba en el estadio Cantarrana a Puebla CF, CD Cantarrana y Warriors CF, los tres equipos de la localidad – dos federados y uno aficionado – . Unas 400 personas presenciaron esta bonita mañana de fútbol en la que el de mayor entidad, el Puebla, se impuso a Cantarrana y Warriors, equipo que más busco el trofeo y deslumbró sobre el terreno de juego al vencer a los ranos y empatar con todo merecimiento frente a los del San Sebastián.

Desde el primer minuto del primer partido se pudo ver a un equipo que quiso ir por el trofeo de verdad. Fueron los Warriors, único conjunto no federado, quien se llevó el gato al agua frente al Cantarrana. El gol llegó desde los once metros y fue obra de Jesús tras un claro derribo sobre Kuki, pero bien pudieron ser algunos más, sobre todo en el primer tramo de partido. Buenas internadas por banda derecha no encontraron rematador en los últimos metros. Llani Pascual tuvo que mover el banquillo quizás más de lo esperado para buscar soluciones, pero el 1-0 no se movió y saltó la sorpresa en el primer envite del triangular. Sorpresa merecida por el gran partido que hicieron los de ‘Ré’.

Por lo tanto, el perdedor del primer encuentro se enfrentaría a un Puebla plagado de juveniles para el segundo asalto: Jaime, Yeray, Belloso o Pavón suplieron las varias bajas que arrastraban los cigarreros para la cita. Muy pronto se adelantaron los – circunstancialmente – de blanco. Prósper se sacaba de la chistera un maravilloso lanzamiento de falta para poner el 0-1. El Cantarrana, a contracorriente, mejoró su imagen con respecto al primer encuentro, pero no le bastó para quedar con vida en el triangular. Luismi Mayo, jugador sin ficha que disfrutó de minutos, marcaba de bonita vaselina el 0-2; mientras que Yonay recortó distancias desde los once metros. Dos balones a la madera pudieron dar vida previamente a los ranos. Puebla y Warriors se jugarían la victoria en el último asalto.

La final de este triangular no empezó bien para los Warriors. Una mala decisión del colegiado mermó en exceso a los de Ré, que se quedaron con un hombre menos por expulsión de Morante y vieron cómo Mena marcaba el 0-1 de penalti. Un penalti que nunca tuvo que ser pitado, puesto que la infracción se produjo fuera del área. El gol y la situación del rival relajaron en demasía al Puebla, que no cuajó un buen partido. A pesar de ello, Conejito puso el 0-2 al culminar una buena jugada colectiva. Sin embargo, las adversidades hicieron crecer a los Warriors, quienes no dieron nada por perdido, y Juan Pablo recortó distancias a diez minutos del final. Los de Ré se defendieron de las acometidas cigarreras, siendo la más clara un balón al palo de David Martos, y en un arreón final lleno de garra empataron la contienda gracias a un bonito gol de Isi tras centro de Ángel. Todo se decidiría en los penaltis. Lastimosamente para sus intereses, dos fallos privaron a los Warriors de un trofeo que habían merecido y que hubiera servido como escarmiento a los dos equipos federados, aunque la imagen mostrada ya debe serlo. Sin embargo, el verdadero ganador fue Borja y, de nuevo, La Puebla.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *