Garantizado el abastecimiento de arroz a pesar del incremento de la demanda

204 0

En la Marisma del Guadalquivir se continúa trabajando a pleno rendimiento para surtir al mercado.

El sector arrocero de la Marisma del Guadalquivir se encuentra “a pleno rendimiento” y continúa trabajando en estas difíciles semanas de confinamiento tras decretarse el estado de alarma provocado por la crisis sanitaria del Covid-19, como indica la información aparecida en ABC de Sevilla a través de su portal Agrónoma. La actividad en las distintas empresas y cooperativas arroceras no se detiene para garantizar el suministro de arroz, “un producto esencial para el sector alimentario“.

Ha sido uno de los alimentos más vendidos durante el mes de marzo, especialmente en las primeras semanas del confinamiento. De hecho, sólo del 9 al 15 de marzo, las ventas de arroz y pasta crecieron un 259 por ciento respecto a la misma semana del año anterior, según datos de la consultora Nielsen.

Esta mayor demanda ha supuesto “todo un reto”, tal y como ha destacado la Federación de Arroceros de Sevilla. En este aspecto, la entidad ha subrayado la “modernización” del sector, que trabaja en esta coyuntura con “los procesos más innovadores y ágiles, respetando y cumpliendo todas las medidas sanitarias y de seguridad, para abastecer diariamente y sin retrasos a líneas de supermercados y comercios del país”.

La Federación ha agradecido el “esfuerzo” demostrado por todos los asociados, agricultores e industriales, “como es el caso de las cooperativas arroceras de mayor volumen -Arrozúa, Arroceros del Bajo Guadalquivir y Cooperativa de La Puebla del Río- y todas aquellas que desde la Marisma siguen trabajando a pleno rendimiento y a su máxima capacidad de producción”.

Producción local

En Sevilla están las 37.000 hectáreas de arroz más productivas del mundo, que producen más de 360.000 toneladas y aportan un 40 por ciento de la cosecha española (el resto lo suman Extremadura, Cataluña y Valencia). También se sitúan en la provincia las industrias más punteras, como Herba Ricemills, la división arrocera del grupo alimentario Ebro Foods, líder mundial en el mercado del arroz.

En Herba, en la factoría de San Juan de Aznalfarache, el mes de marzo también ha sido frenético para poder atender el repunte de demanda provocado por la inquietud de la sociedad en las primeras semanas de confinamiento y su temor ante la falta de un posible abastecimiento alimentario. Esta situación la confirma su director de Compras, Juan Parias, quien explica que “el esfuerzo extra del personal de fábrica que, de manera presencial, ha trabajado para poder atender todos los pedidos ha sido esencial”.

Parias manda un mensaje de tranquilidad pues “el abastecimiento de arroz en España está asegurado por las cosechas locales”, afirma, y otro de atención al comentar que “el Covid-19 ha puesto en primera línea a una serie de sectores entre los que se encuentra la agricultura, confirmando el valor que tienen las cosechas locales y la importancia de invertir en ellas para que sean sostenibles a largo plazo. Es vital proteger al primer eslabón de la cadena de suministro que es el agricultor. Si no conseguimos que su actividad sea rentable, cerraremos todos”, afirma.

En cuanto a la situación de la Unión Europea, Parias comenta “Europa en su conjunto es deficitaria en arroz y necesita importar una buena parte de sus necesidades“. A este respecto explica que “las actividades de importación no se han parado”, por lo que el abastecimiento también está asegurado. Así, “los principales exportadores de arroz a Europa, como son Tailandia, India y Vietnam, han tomado las medidas necesarias para proteger a su población contra el Covid-19, pero ninguna de estas medidas ha supuesto un cierre de la exportación. En todo caso, sí una ralentización en la entrega de algunos pedidos por los menores servicios logísticos disponibles”, subraya el director de Compras.

Herba cuenta con instalaciones tanto en Tailandia como en India, donde produce arroces aromáticos que no se cultivan en España “pero que son muy apreciados en el mercado Europeo y Americano”, como son los arroces Basmati de la India y Jasmine de Tailandia. En ambas filiales “gracias a los equipos locales que están liderados en ambos casos por españoles, contamos también con stocks suficientes de estos arroces y, aunque con las limitaciones habituales de estos días, estamos consiguiendo atender todos los pedidos”, apunta Juan Parias. Por tanto, entre los daños colaterales del coronavirus no estará la escasez de grano.

Subida del precio

No obstante, el aumento de demanda desde que comenzó la crisis sanitaria sí que está teniendo un efecto en el precio del arroz. Algo que viene reflejando la bolsa de Chicago. En este sentido, el directivo de Herba explica que “es natural que un incremento repentino de la demanda haga subir los precios en origen en el corto plazo. Está por ver si, una vez se relajen las medidas de confinamiento y lleguen las cosechas asiáticas, estas subidas se mantienen o se produce una deflación en el mercado global”.

Un mercado mundial en el que España tiene poca influencia, ya que “en el mundo se producen 500 millones de toneladas de arroz, mientras que la cosecha nacional es de aproximadamente 850.000 toneladas, por lo que no alcanza ni al 1% mundial”. No obstante, aunque el peso del arroz español a nivel global sea insignificante en volumen “el impacto comercial, social y medioambiental que el cultivo del arroz tiene en España y también en Europa, es fundamental, ya que aporta el 30% del arroz producido a nivel comunitario”.

En este sentido, insiste Parias en la “necesidad de apoyar al sector y de afrontar definitivamente el proyecto de modernización del riego del arroz. Fomentar esas obras no sólo son imprescindibles para la sostenibilidad del sector sino que contribuirán al incremento de la actividad económica y del empleo tan importantes hoy”.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *