Huelva supo apreciar el triunfo de Diego Ventura

79 0

El rejón de muerte y la no consideración del palco presidencial evitaron la puerta grande del cigarrero, que cortó dos orejas.

Diego Ventura no pudo disfrutar de la puerta grande en La Merced. Sin embargo, Huelva sí supo apreciar el triunfo del cigarrero, pero dos razones impidieron la salida a hombros del rejoneador. En primer lugar, su fallo con el rejón de muerte; y, en segundo, la desatención de la presidencia ante la petición mayoritaria de trofeo por parte del respetable tras la grandiosa faena al segundo de su lote. Fue ahí donde la temperatura alcanzó el número más alto de grados con Diego Ventura en las Colombinas.

Reservón y de ritmo cambiante fue el primero de Benítez Cubero, que siempre obligó al jinete de La Puebla del Río a llegar muy cerca, comprometía y se mostraba con violencia. A pesar de ello, Nazarí dejó bellos momentos sobre el ruedo, pasándose el toro muy cerca al igual que ocurrió con Lío. La pena es que tardó mucho en caer el astado y se apagó el triunfo de Ventura.

Lo mejor de la tarde llegó con el tercero, segundo de su lote. Fundamentalmente, a lomos de Bronce y Fino. Con el primero de ellos puso una banderilla en los medios cuando parecía imposible, apurando hasta el último suspiro. Y, más sorprendente todavía, la que puso en los terrenos de adentro con el toro prácticamente encima, sin espacio material para ello. Fino y Dólar – con un par a dos manos sin cabezada – demostraron el nivel de compenetración y doma. Sin embargo, con todo para el rotundo triunfo, pinchó dos veces, razón por la que el presidente decidió no atender la mayoritaria petición de premio.

Le cortó las dos al quinto, último de su lote, al que atemperó con Velásquez de salida y ante el que compartió tercio de banderillas con el sobresaliente Ferrer Martín montando a Hebreu. En cambio, lo mejor lo reservó para cuando se quedó de nuevo solo. Un palo espectacular y que hizo explotar a la Merced, al quiebro, en los medios con Lío. Rugió el coso onubense como nunca durante toda la tarde. Mató fulminante y, ahora sí, obtuvo el doble premio.

  • Foto: Agustín González Arjona.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *