Importante oreja de Léa Vicens en Madrid

878 0

Cultoro

La amazonas sufrió un percance y se rehízo para obtener un apéndice.

“Quitasol”, negro bragado de 547 kilos era el tercero de la tarde, primero del lote de Lea Vicens, que se mostró frío en los primeros tercios. A lomos de Gacela no pudo clavar en el primer quiebro, que conectó, pero sí fue en el segundo. Buenos fueron los dos primeros pares en el prólogo del trasteo. Le dio sitio a un toro que en el momento de cambiar de caballo hizo ademán de saltar las tablas. Prosiguió la labor conectando con el respetable hasta que, en el momento de clavar las cortas, el toro prendió por el anca izquierda al caballo que montaba la francesa y volteó muy feamente al caballo y a la rejoneadora, en un momento de serio peligro. Finalmente todo quedó en un susto sin más que sobrecogió a toda la plaza. Con Espontáneo terminó su enrazada lidia, matando al animal de rejonazo del que tardó en caer, requiriendo del descabello. El animal fue mansurrón, pegando arreones y nada fácil para la lidia a caballo como demostró en la voltereta. Fuerte ovación.

Tampoco fue fácil de salida el frío sexto, un animal mansurrón que no le puso las cosas fáciles a Lea Vicens. Con Bético, tras los rejones de castigo, comenzó su faena la rejoneadora francesa, que conectó poco a poco en un trasteo que fue cogiendo vuelo. Sonriente siempre la gala, no se dejó nada en el hotel ante un toro que vendía caras sus embestidas. A base de lidia y de cercanías se arrimó al animal en pares de banderillas que calaron. Greco fue el caballo elegido para clavar las rosas, sacando a Espontáneo para el rejón de muerte, con el que pinchó, matando con el descabello. Oreja.

Foto: web oficial Léa Vicens.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *