Jornada histórica para la Hermandad del Rocío de La Puebla

182 0

La corporación rociera lució en salida extraordinaria la bendecida Medalla de Oro de la Villa en una jornada en la que José Francisco Angulo emocionó a los presentes con un espectacular pregón.

Una medalla del pueblo. Una medalla de fe, fervor y sentimiento rociero. De obra social. Un pregón de emociones, nostalgia, verdad y Rocío. Y una salida extraordinaria que nos anticipó lo que nos espera dentro de unos días cuando los peregrinos cigarreros salgan al encuentro de la Blanca Paloma en una recién plateada y reluciente carreta de plata. En definitiva, una jornada histórica para la Hermandad del Rocío de La Puebla, las personas que han hecho posible que la corporación llegue hasta nuestros días y las que, actualmente, trabajan para mantener su solera y categoría. Y los jóvenes, que son el futuro.

La jornada comenzaba bien temprano en dos escenarios: el Ayuntamiento de La Puebla del Río, engalanado previamente para la ocasión; y la Parroquia de Nuestra Señora de la Granada, desde donde partía la comitiva formada por la Escuela de Tamborileros, Cruz Parroquial, representaciones de hermandades de la zona y La Puebla, ante-presidencia con representación de la Corporación Municipal, presidencia y Bendito Simpecado. Pasadas las 10 de la mañana, el cortejo rociero llegaba a la Plaza del Ayuntamiento, colocaban al Simpecado en la reluciente y recién restaurada carreta de plata y daba comienzo la Función Principal.

La misa contó con los portentosos cantos del Coro de la Hermandad del Rocío de La Puebla y el excelente acompañamiento musical de la Banda Municipal de La Puebla del Río, “Mayo el tamborilero” y el Cuarteto Mássimo. Una Función en la que se agradeció por parte del párroco, Rafael Menéndez, la concesión de la Medalla, de la que destacó que es una recompensa a toda la vida de la hermandad, herencia de los mayores y trabajo de las personas que día a día luchan por ella. En el ofertorio, dicha medalla fue bendecida por el párroco y colocada en el Simpecado a los sones de la “Obertura” del disco “Camino de Vuelta” de Los Romeros de La Puebla, presentes en el acto; y estando como testigos el Presidente – Hermano Mayor de la hermandad, Carlos Angulo; y el alcalde de la localidad, Manuel Bejarano. Al término de la misma, la Hermandad de la Granada Coronada entregaba un presente a la corporación rociera y sonaba la “Salve Rociera” por la BM La Puebla, el Coro rociero y todo el pueblo presente.

Tras la Función Principal era tiempo de emoción, lágrimas y recuerdos. José Francisco Angulo se desnudó de sentimientos en su pregón. Su texto estuvo lleno de homenajes a personas que ya no están, figuras actuales importantes en el Rocío de La Puebla y el futuro. Sin lugar a dudas, el momento de mayor emoción llegó con el pequeño Fran, que puso literalmente boca abajo la plaza del Ayuntamiento con su capacidad para entonar sevillanas de los más grandes. Y así fue la línea del pregón. Plaza en pie para aplaudir y vitorear al pregonero, que estuvo acompañado por el coro Tomillo y Jara, Brisa Marismeña y peregrinos y peregrinas de La Puebla que demostraron el arte y solera que caracterizan a este pueblo.

Y faltaba el mejor colofón posible: la salida extraordinaria con la reluciente carreta de plata restaurada por Orfebrería Andaluza, tirada por bueyes, por las calles de La Puebla. La comitiva recorrió gran parte del municipio arropada por los rocieros y rocieras de La Puebla, además de visitantes de otras localidades. Las diferentes representaciones de hermandades despidieron al Simpecado cigarrero, ya con la bendecida Medalla de Oro colocada, en la calle Palmar, donde tradicionalmente se han despedido en otras procesiones extraordinarias en la localidad. Especialmente intenso fue el recorrido de la carreta por la calle Larga, donde se agolpó la mayor cantidad de gente hasta la entrada en la parroquia, que tuvo lugar al filo de las 19:00 horas tras una petalada en la Casa Hermandad a cargo del grupo joven.

El punto y final a la jornada lo puso la Salve Rociera entonada por todas las personas presentes. La Hermandad del Rocío ya espera un nuevo encuentro con la Blanca Paloma. Y lo hace con la sonrisa y el orgullo de lucir bendecida la Medalla de Oro de La Puebla del Río concedida el pasado mes de enero por el Ayuntamiento.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *