La cabeza pensante

1063 0

La estructura organizativa del fútbol base.

No hace mucho, un entrenador de cantera me dijo la siguiente frase en medio de una parrafada: “No me he quedado con este futbolista porque no me gusta”. No dije nada más, me despedí de él y me fui. Nunca he entendido esta frase, igual que muchas otras relacionadas con la sobreautorizada opinión de alguien que decide el futuro próximo de un jugador como consecuencia de su particular gusto futbolístico.

A mucha gente no le gustan las verduras y no por ello son malas. Creo sinceramente que el problema tiene una raíz más profunda y me lleva a pensar no en lo más hondo sino en la esfera más alta de estas instituciones-empresas a las que llamamos clubes de fútbol.

De la dirección deportiva debe brotar una idea unánime y clara con respecto a la FORMACIÓN de los más jóvenes independientemente de los gustos del entrenador, pues como se ha repetido en innumerables ocasiones, durante la etapa de formación y crecimiento se producen cambios drásticos en la noción y ejecución de los conceptos futbolísticos que pueden transformar al más torpe de la clase en el Einstein del grupo.

Siempre he pensado que un club de fútbol es una empresa que en vez de producir cajas de cartón produce futbolistas –y en algunos casos entrenadores– y para ello debe contar con una dirección deportiva que sea la cabeza pensante e implantadora de una idea dirigida siempre al beneficio del más débil, que no es otro que su pequeño futbolista.

Una idea llena de criterios y fórmulas que AYUDEN a la progresión de ese diamante en bruto que poseen los formadores y que aún no ha sido pulido dejándoles claro a sus subordinados que lo verdaderamente importante son sus futbolistas; que no están para evaluar a su gusto a un crío de 14 años sin saber aún si va a ser Xavi, médico, albañil o un “nini”, sino para enseñar, corregir, animar, hablar con educación –pues son, por una hora y media, sus padres- y así contribuir a la correcta formación de estos jóvenes que ansían llegar donde los Messi y Cristiano.

Es tarea ineludible de los clubes crear una “estrategia empresarial” para el buen funcionamiento en el mercado de su tesoro más preciado, sus futbolistas.

Entiendo que en clubes amateur no es tan fácil como en los clubes profesionales por culpa del “maldito parné”, pero si esto lo está leyendo alguien con autoridad en algún club modesto le recuerdo que las ideas son gratis y lo que planteo, no es más que un modelo de lógico aprendizaje que conlleva –como hacen en universidades como Harvard o Yale– el descubrimiento del talento por medio de herramientas de auto revelación.

Ya escribí en un artículo anterior, que no todos pueden ser futbolistas profesionales pero si es cierto que todos merecen la oportunidad de creer que lo pueden ser.

… y disfruten del partido.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *