La elegancia de San Sebastián

2668 0

El patrón recorrió las calles de La Puebla en una procesión sencilla y a la altura de las circunstancias.

PicsArt_01-19-12.14.43Hasta el tiempo respetó a San Sebastián para que los cigarreros y cigarreras salieran a la calle a contemplar su recorrido por las calles de la localidad en una tarde con menos frío del que ha venido haciendo estos últimos días. A las 18.00 horas, después de la celebración de la Función Principal en el interior de la Parroquia de Nuestra Señora de la Granada, el cortejo procesional, compuesto por la Cruz Parroquial, representaciones de hermandades, autoridades municipales y eclesiásticas y cuerpo de acólitos, se ponía en marcha para realizar el itinerario previsto.

Minutos más tarde saldría el paso de San Sebastián, que fue recibido por la Banda Municipal de La Puebla del Río con el Himno Nacional y la marcha “Al Cielo con Ella”, del maestro Pedro Morales. La Puebla puede presumir de tener un futuro esperanzador en el mundo del martillo y costal, puesto que la elegancia en el andar del patrón, comandado por Juan Antonio Palma y su cuerpo de auxiliares, bajo la supervisión de los hermanos Jamardo, demostró que los jóvenes costaleros tienen por delante un largo y bonito camino.

La Puebla también puede presumir de que suenen composiciones de alta calidad en sus procesiones, interpretadas de forma brillante por la Banda Municipal. En el itinerario, la formación cigarrera tocó marchas como “Cristo de la Sangre”, de Cebrián; “La Soledad”, de Pedro Morales; “Virgen de la Estrella”, de Gámez Laserna; “Regina Pacis”, del maestro Borrego; “Nuestro Padre Jesús”, también de Cebrián; o una de las últimas joyas de la música procesional, “¿Quién te vio y no te recuerda?” (Saeta Jerezana), composición del joven David Hurtado que la banda ha incorporado de forma reciente a su amplio repertorio. También tuvo hueco, como es tradicional en estos casos, una marcha de La Puebla como “Dolores Cigarrera”, del también cigarrero Francisco José Escobar.

A las 21.00 horas llegaba el paso del patrón a las puertas de la Parroquia de Nuestra Señora de la Granada, lugar de recogida debido al cierre preventivo de la capilla de San Sebastián. A los sones de “Madre Hiniesta” y “Coronación de la Macarena” San Sebastián se despidió de los cigarreros que se dieron cita para contemplar la entrada del patrón, que un año más repartió elegancia y bondad por las calles de la localidad.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *