La felicidad de los que más la necesitan

448 0

Los residentes de Onuva disfrutaron de la tradicional convivencia cofrade organizada por la Hermandad de los Dolores.

Finalizaba la interpretación de Dolores Cigarrera, a cargo de la Banda Juvenil de La Puebla del Río, en la residencia Onuva. Varios residentes que allí se encontraban pidieron la palabra y se dirigieron a los músicos, saeteros y organizadores para agradecerles, un año más, su dedicación desinteresada. Esa es quizás la mayor recompensa posible. El ver la felicidad de los que allí se encuentran, que cada Cuaresma esperan esta convivencia como uno de sus días grandes del año.

La Hermandad de los Dolores volvió a organizar, una Cuaresma más, la tradicional convivencia cofrade en la residencia Onuva, que contó con la música de la Banda Juvenil de La Puebla y las saetas de Juan Ventura y la Chirri. La formación musical interpretaba Esperanza Macarena, La Soledad, Procesión de Semana Santa en Sevilla y, cumpliendo con la petición realizada el año anterior, Dolores Cigarrera, dedicada a la dolorosa del Viernes Santo. Las composiciones fueron intercaladas con magníficas saetas, que ambientaron de sones cofrades la residencia.

“Fue una tarde inolvidable, llena de momentos especiales y emocionantes en la que, como siempre, hemos recibido más de lo que hemos dado”. Así describe la Hermandad en sus redes oficiales esta convivencia. Y, al ver las caras y palabras de los residentes, se puede afirmar con rotundidad y certeza esas palabras de la corporación Servita.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *