La Puebla conquista Villamanrique

7070 0

La Hermandad del Rocío realiza una apoteósica presentación en la localidad manriqueña.

Habían pasado todas las hermandades que tenían previsto hacer su entrada en Villamanrique de la Condesa el jueves por la mañana. Eran casi las dos de la tarde y tan sólo quedaba una. Pero no se iba nadie de los porches. Faltaba La Puebla, ni más ni menos. Ni las altas temperaturas, ni el cansancio acumulado pudieron con las personas que se dieron cita en la Plaza de España para vivir el paso de la Hermandad del Rocío de La Puebla del Río. La espera mereció la pena. Una presentación ante la Primera y Más Antigua que tardará en olvidarse.

Con retraso acumulado – es lo que conlleva ser la última de la nómina de la mañana del jueves – se presentaba La Puebla del Río en Villamanrique. “Este año vienen Los Romeros”, se comentaba entre el público que se daba cita en los porches. Efectivamente. Los Romeros de La Puebla hacían acto de presencia entre la representación de la corporación cigarrera como Hermanos Honorarios. El público dejó abierto el pasillo de la gloria para que los bueyes subieran los siete escalones y, literalmente, entraran en la Parroquia de Santa María Magdalena, dejando a la carreta a escasos centímetros de la puerta. Aplauso atronador para tal maniobra.

El boyero comenzaba la maniobra de dar paso atrás a la carreta y el Coro de la Hermandad del Rocío entonaba el Himno de la Hermandad de Martín Vega. Acto seguido, el grupo manriqueño Serafines dedicaba unas hermosísimas sevillanas a Los Romeros de La Puebla, escritas por Juan Francisco Estenaza y que hicieron derramar lágrimas a los presentes. Los artistas Damián Solís y Raúl Cabello, Tino Cabello, José María Ruiz, Pastora y Andrea Pérez o la pequeña Lola Cabello le cantaron al Simpecado de forma brillante, y lo que estaba esperando todo el mundo se cumplió: volver a escuchar voces de Los Romeros de La Puebla con una sevillana que empujó todo el público. Una entrada inolvidable y que quedará grabada en las retinas de toda persona que pudo vivirla.

Foto de José Enrique Márquez.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *