La Puebla se encuentra un año más con la Blanca Paloma

1193 0

Magnífica estancia de la corporación cigarrera en la Aldea de El Rocío.

Sombreros al alza. Esa es mi gente, señores, esa es La Puebla del Río sonaba en la calle Sanlúcar. La carreta de la Hermandad del Rocío de La Puebla del Río llegaba a la aldea almonteña, dejaba a su comitiva en el terreno de la corporación y caminaba hacia la Casa Hermandad. A su paso por la Hermandad de Hinojos, el magnífico cantaor José Luis Pérez-Vera le cantaba a su Puebla, como hará cada vez que pase por su puerta de Hinojos, en un momento que se ha convertido en clásico en la entrada de los cigarreros al Rocío.

La llegada a la Casa Hermandad de La Puebla fue sólo el principio de lo que sería una bella estancia en la aldea. Pararse ahí, por favor, que vienen sus majestades Los Romeros de La Puebla se escuchaba en la calle Camino de Villamanrique. Los Hermanos Honorarios acompañaban a la Hermandad en su presentación del sábado, y en su itinerario hacia la ermita se vivieron momentos intensos con sevillanas señeras como Solano de las Marismas. Un itinerario en el que la Hermandad estuvo también arropada por José Antonio Morante de La Puebla, lo que le otorgó una mayor expectación a la corporación cigarrera. Con la salve, los romeros cigarreros ponían punto y final a su presentación en la ermita, y en el camino de vuelta saludaron a la madrina, Coria del Río, y a su vecina en la aldea, Umbrete, para finalizar en la Casa Hermandad con nuevos cantes al Simpecado.

El domingo fue un día de nervios y protagonismo para La Puebla. A la participación en la Misa de Romeros por la mañana, la tarde y noche serían especiales para el Coro de la Hermandad de La Puebla, que acompañó con sus cantes al Santo Rosario previo a la salida de la Virgen del Rocío. Todo eran felicitaciones en la Casa Hermandad mientras se esperaba al salto de la reja.

El párroco, Rafael Menéndez, esperaba nervioso la llegada de la Blanca Paloma en su primera vez con la Hermandad de La Puebla. A eso de las 05:30 horas, la Virgen del Rocío se plantó ante la Casa Hermandad de La Puebla y fue como si se parara el reloj. Pepe Angulo iniciaba La Virgen viene a mi casa a eso de la madrugá, que terminaron entonando todos los presentes, y tras de la segunda sevillana la salve llenó de lágrimas a los romeros, que despedían a la Virgen del Rocío después de rezarle, darle gracias por verla un año más y pedirle para un nuevo encuentro.

La Hermandad del Rocío de La Puebla del Río emprendía en la mañana del lunes de Pentecostés el camino de vuelta, que se alargará hasta el miércoles, día de la entrada de las carretas en la localidad cigarrera. Los romeros cigarreros volverán felices tras un nuevo encuentro con la Blanca Paloma.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *