La tarde onubense solo dio para un recibo capotero marca de la casa

145 0

La escasa fuerza y la ausencia de fondo de los de Albarreral impidieron que Morante de La Puebla redondeara alguna faena en la Merced.

Morante de La Puebla se vino de vacío de su actuación en las Colombinas. El torero cigarrero se enfrentó a dos astados sin fuerza ni fondo ante los que solo pudo dejar un recibo capotero marca de la casa. El local David de Miranda, con una oreja; y un rotundo Pablo Aguado, con dos orejas que pudieron ser más si no llega a ser por la espada, acompañaron al de La Puebla en La Merced.

Justo de trapío era ‘Encarcelado’, primero para Morante de La Puebla. Manos por delante y poco desplazamiento que imposibilitaron el lucimiento del cigarrero en el capote. Tras un largo castigo en varas, Morante lo probó por varios pitones, pero el astado no dio opción alguna. Le faltó de todo. Morante abrevió, algo que agradeció el público, aunque estuvo mal con la espada. Silencio.

Mejor apariencia tenía el segundo del lote de Morante. El de La Puebla lo recibió con verónicas rodilla en tierra y posteriormente unas lentas y templadas verónicas que formaron un auténtico alboroto en la plaza. El sello del cigarrero aparecía y se esperaban acontecimientos. Sin embargo, tras el picotazo en el caballo, el toro solo aguantó una primera y prometedora tanda. Se acabó. El de La Puebla lo intentó, con predisposición y buena actitud, pero no había nada más. Estocada entera al segundo intento y calurosa ovación al cigarrero, que no pudo repetir el triunfo de hace un año.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *