Lección de cigarrerismo y fe

1222 0

Juan Palma ofrece una magnífica exaltación en honor a San Sebastián.

Cuando se conoció el nombre de Juan Antonio Palma Pérez como exaltador del patrón de La Puebla del Río, San Sebastián, los cigarreros tenían buenas sensaciones en torno al acto, debido a la vinculación de este joven capataz con el santo. Y, aun así, el texto de Juan superó todas las expectativas, puesto que supuso una señora lección de cigarrerismo y fe apropiada a lo que se conmemora.

Con un inicio fuerte, Juan Palma recordó cómo se encontró con el patrón, en lo que sería el inicio de una longeva relación, con su tambor, su Banda Municipal y, posteriormente, el martillo. Tras la explosiva introducción, el exaltador realizó un magnífico repaso histórico de San Sebastián, desvelando algunos secretos, como el resguardo de la imagen en la casa de Carmelita ‘la sorda’ durante la Guerra Civil.

La exaltación también tuvo momentos románticos y de emoción. Y es que Juan Palma confesó otro secreto: cómo, tras tocar el martillo por primera vez en San Sebastián, el jueves del Corpus, conoció al amor de su vida hace ya 10 años. De nudo en la garganta fue el recuerdo a su abuela Dolorcita, quien falleciera un 20 de enero, lo que le impidió estar delante de San Sebastián aquella tarde.

La última parte del pregón estuvo enfocada, cómo no, al mundo del costal. Una década con el patrón da para mucha anécdota. Curiosamente, de tres encierros celebrados, Juan ha tenido el placer de comandar a tres novilleros, como el último caso, el de Álvaro Romero, que debutará el sábado. Versos cigarreros cerraron una portentosa exaltación, la cual fue presentada por Rafael González y acompañada por los extraordinarios cantes de Juan Ventura, con David González en el piano, y el Coro Parroquial.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *