Los templos cigarreros reabren sus puertas para la celebración de cultos

211 0

El párroco de la localidad, Rafael Menéndez, ha emitido un comunicado con el protocolo a seguir durante la fase 1.

El párroco de la localidad, Rafael Menéndez, ha emitido un comunicado en el que ha recordado la reapertura de los templos cigarreros para los diversos actos de culto, fundamentalmente la celebración de la Santa Misa.

“Es un día de gozo por volver a reencontrarnos con Señor y con los hermanos, pero también de nerviosismos y cautelas. Por eso, es necesaria mucha serenidad y obediencia a lo que nos proponen. Y, con la colaboración de todos, podremos ir acomodándonos a esta inusual situación. ¡Aquí ya no valen las prisas!”, indica el párroco cigarrero.

Las misas durante la semana en la fase 1 serán a las 21:00 horas, con rezo del Santo Rosario a las 20:30 horas. Además, Rafael Menéndez ha indicado que el Santísimo, “para una mayor cercanía de los fieles”, estará en el Sagrario del altar mayor. “De tal manera que, en cuanto entremos en el templo, nos encontremos con Él”.

Para favorecer la asistencia, debido al aforo limitado a 50 personas en el templo parroquial y a 100 personas en la Capilla del Corpus Christi (durante esta primera fase), las celebraciones los sábados serán a las 17:30 horas en la Capilla, y a las 19:00 y 21:00 horas en el templo. Los domingos, a las 09:30 y a las 12:15 horas en el templo parroquial, y a las 11:00 horas en la Capilla. Una vez completado el aforo, no se permitirá la entrada.

Las misas en el templo serán para la asistencia solo de adultos. Los niños, especialmente los que recibirían por vez primera la Sagrada Comunión este año, irán acompañados de un adulto a las misas que tendrán lugar en la Capilla del Corpus Christi.

Mayor dificultad tendremos en los funerales, por la reducción del aforo. Para ello, dejaremos el templo vacío hasta que entren los familiares del fallecido. Una vez que estos se encuentren dentro, y si quedara espacio, accedería el resto de los fieles hasta completar el aforo, ocupando los lugares ya señalados y no otros. Como en el resto de las celebraciones, una vez completado los asientos previstos, no se permitiría el acceso a nadie más. El pésame queda suprimido.

Para acceder, tanto al templo parroquial como a la capilla, se hará por la puerta principal, tras desinfectar los pies en la alfombra que para ello habrá en la entrada y la desinfección de manos con gel hidroalcohólico, que cada uno portará de casa, al igual que su mascarilla.

Una vez en el interior, se sentarán en los lugares señalados con una cruz en los bancos, manteniendo la distancia prudencial. Se permanecerá con la mascarilla puesta y se evitará tocar retablos, altares e imágenes.

En el momento de la paz, o bien se eliminará el rito, o bien “saludaremos con una leve inclinación de cabeza a los que tenemos a nuestro lado, evitando todo contacto físico”. Y, para la recepción de la Sagrada Comunión, ni el sacerdote dirá: “el Cuerpo de Cristo”, ni el fiel responderá: “Amén”. Sino que el diálogo se pronunciará de forma colectiva después de la respuesta “Señor no soy digno de que entres en mi casa…”, distribuyéndose la Eucaristía en silencio y, siendo recibida, también en silencio y acogida en la mano.

No tenemos prisa, así que, al Comulgar, “mantengamos también la distancia”.

La salida se realizará paulatinamente por la puerta del Perdón, en el caso del templo, y por una puerta lateral en el de la capilla, en el orden que se indique. Y, tendremos la oportunidad de realizar la ofrenda que no hemos podido entregar durante la celebración. A la sacristía del templo se accederá por la puerta del despacho.

Confesión y atención en el despacho

El párroco, Rafael Menéndez, ha señalado que tiene intención “de estar diariamente de 11:00 a 13:00 horas en el confesionario para facilitar este sacramento”. “En el momento que entremos en el templo, por favor, sigamos las mismas instrucciones que indiqué arriba, con las medidas de higiene requeridas, de manos y mascarilla”, indica.

El despacho estará abierto de 19:00 a 20:30 horas, de martes a jueves, accediendo por la puerta del despacho y no por el templo.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *