Manuel Bejarano, reelegido como alcalde de La Puebla del Río

2964 0

El Pleno de Constitución confirmó que el cabeza de lista del PSOE gobernará sin mayoría absoluta.

“Fumata blanca”, dirían en el Vaticano. El Pleno de Constitución, corto en duración  y sin sorpresas, ha confirmado la reelección para los próximos cuatro años de Manuel Bejarano, cabeza de lista del PSOE, como alcalde de La Puebla del Río. Eso sí, el edil cigarrero tendrá que gobernar con “diálogo y consenso“, palabras más repetidas en el salón de plenos de La Puebla del Río por parte de los partidos que conforman la Corporación, ya que como era de esperar no ha obtenido la mayoría absoluta en la votación correspondiente y accede a la Alcaldía al ser la lista más votada.

Con un salón de plenos abarrotado, la sesión daba comienzo con la constitución de la mesa de edad, conformada por los concejales de mayor y menor edad. En este caso, estos puestos correspondieron a Antonio Angulo, de Izquierda Unida, y Mari Ángeles Guerrero, de la Agrupación Socialista Cigarrera. Tras la comprobación de las credenciales los 17 concejales que componen la Corporación juraron ante la Constitución. Pasaron, por tanto, los 6 del PSOE, 5 de ASC, 4 del PP, 1 de IU y 1 de La Puebla Puede.

La elección del alcalde resultó ser como se esperaba. Cada partido votó a su candidato y ninguno obtuvo la mayoría absoluta, por lo que se confirmó que el primer edil cigarrero durante los próximos cuatro años será Manuel Bejarano, del PSOE, al ser la lista más votada en las pasadas elecciones. Manuel Bejarano aceptó el cargo y procedió a ofrecer su primer discurso, en el que reconoció que esta legislatura será con “voto consensuado de cinco partidos políticos”, por lo que las bases para ejercer como alcalde serán las de “más diálogo y consenso entre todos”. El alcalde destacó que “lo que importa es nuestro pueblo, dejando al lado la ideología y los colores” y subrayó que el equipo de gobierno se compone de “gente joven, preparada y que sabe lo que es trabajar en un Ayuntamiento”. Por último, el alcalde de La Puebla volvió a incidir en que será un gobierno “desde la transparencia, la responsabilidad y, sobre todo, el diálogo demandado por todos los cigarreros y cigarreras que han apostado por la pluralidad política”.

Desde la oposición se transmitió un discurso parecido y que giraba en torno a las mismas claves mencionadas anteriormente. Rafael Pineda, del Partido Popular, indicó que “se abre una etapa de consenso y diálogo de forma obligatoria”, al mismo tiempo que admitió que “todo lo que sea bueno para La Puebla contará con nuestro apoyo“. Igualmente, el popular aclaró que su partido “no ha realizado ningún tipo de pacto”. En Izquierda Unida, con Antonio Angulo a la cabeza, lamentan que “ha costado el doble de votos obtener un concejal”, considerando por tanto “injusta” a la Ley Electoral. Del mismo modo que el PP, la corporación de izquierdas “apoyará” al alcalde según sus propuestas, realizando una metáfora para ello: “Depositamos un saldo positivo de 150 puntos en la cuenta del alcalde“, refiriéndose a las 150 propuestas de su partido y a las puntadas de hilo rojo, verde y morado de las que hablábamos en los días previos al pleno. Desde La Puebla Puede, con María Rodríguez Adame, se ofrecerá apoyo “en la medida que las propuestas se ajusten a nuestro programa“. Aunque “asume los resultados electorales”, Rodríguez Adame le achaca al pueblo que “no se haga eco de la situación precaria, con un índice de paro cercano al 50 por ciento  y siga contando con los mismos que nos llevaron a ella”. Por lo tanto, el nuevo partido cree que los resultados son fruto de “la inseguridad ciudadana”. No habló Julio Álvarez, de la Agrupación Socialista Cigarrera, aunque posteriormente sí felicitó a Manuel Bejarano nada más terminar el pleno.

Finalmente, Manuel Bejarano volvió a incidir en que “el principal camino es el diálogo”, ya que se enfrenta a cuatro años de consenso y gobierno sin mayoría absoluta. Ya tiene las primeras propuestas de la oposición sobre la mesa, como la celebración de los plenos por la tarde o la cesión de una oficina de trabajo para cada partido político. En definitiva, la capacidad de actuación de los nuevos gobernantes y la habilidad constructiva de la oposición marcarán el nuevo rumbo de La Puebla durante los próximos cuatro años.

Foto: José Salgado.
Foto: José Salgado.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *