Miguel Mayo: un Ribereño de La Puebla

1640 0

JM Berbel | Conoce en profundidad al pregonero del Corpus 2016.

¡¡El carbón, el carbonero, el cisco de encina!!… pregonaba Mayo “el carbonero” tiznado de negro, con un carro y una mula, por las calles de La Puebla. Décadas después, su hijo Miguel será el que pregone en La Puebla. Pero no desde un carro, sino desde ese escenario repleto de artistas, en el que se convierte la Plaza del Ayuntamiento para dar el pistoletazo de salida a cada Corpus.

Sentado junto a la barra de un bar, lugar donde tantos encuentran su inspiración, queremos conocer más en profundidad a este cigarrero. Nos habla de su niñez, de su familia y de lo que ha supuesto para él, ser el pregonero del Corpus. Nos habla el Miguel Mayo humano y el Miguel Mayo artista, porque Miguel “el del carbonero” “el de la tienda” o el “de los ribereños” es eso, un Artista.

Hijo de un cigarrero de pro, como fue Mayo “el carbonero” y de una extremeña, que se sentía muy cigarrera (Joaquina), es el segundo de cuatro hermanos (Angelita, Miguel, Curro y José Luis). Desde muy pequeño, con 8 años, Miguel ya trabajaba vendiendo cisco en la tienda de Anita “la del carbón”. Fue creciendo, siempre trabajando (poco le gustaba estudiar) y arrimándose al mundo de la música. Ya de adolescente, y tomando como referente a “Los Romeros de La Puebla”, emprendió su aventura en el mundo de las sevillanas con el grupo “Los Mayorales”, el cual fue el antecesor de “Los Ribereños de La Puebla”, grupo que contaría entre otros, con Manuel “el Canela”, Aurelio Corona y Manuel “el Ansolita”. De los nueve discos que publicaron, cabe destacar el titulado “Con más fuerza” que incluía el tema “La Puebla en Corpus” (“Es el Corpus, cuerpo de Cristo, cuerpo de Dios, mientras La Puebla del Río se muere de amor”) y otras sevillanas para el recuerdo como “Mi pueblo es diferente” o “Carcelero déjame”. Grandes compositores de sevillanas como Sánchez Morales, Manuel Maireles, Hermanos Martínez-Bizcocho, Miguel Zarza, Paco Coria, Rafael del Estad, José Palma, entre otros, fueron partícipes de los mismos. Y es, de algunos de éstos  (de esos que suelen permanecer tras el telón) y de su hermana Angelita, de los que se ha rodeado para cantar en su Pregón a La Puebla

Con ojos vidriosos, nos relata la sorpresa con la que recibió la invitación a ser pregonero del Corpus. Lo primero que dijo: “¿Cómo voy a ser yo el pregonero? Si yo ni tengo estudios, ni soy poeta. Yo se tocar la guitarra, pero yo no sé si estoy capacitado para ser pregonero del Corpus. Eso sí, por corazón y pasión, si sería capaz”. Bastaron unos días, los suficientes para compartir la noticia con su mujer (María Rosa) con la que lleva casi 50 años juntos y a la que definió,  entre otras cosas, “como la mejor compañera”; con sus hijos (Beatriz, Miguel y Javi) de los que tan orgullosamente nos habló; y con sus amigos más cercanos para responder afirmativamente a la invitación cursada y afirmando con temor, al tiempo que con ilusión que “desde ese momento tengo un entripao muy grande”.

Dejamos el bar “Abril” donde compartimos desayuno y nos fuimos a donde se crio: a su barrio de “la barqueta”, junto al río, a la ribera del Guadalquivir. Apoyados en la baranda y mirando el agua calma del antiguo “Betis”, Miguel nos señala la “huerta de Peralta” y “el Majano”, indicándonos que a sus 63 años, sigue con sus máquinas, y con la ayuda de sus hijos, trabajando las tierras. Allí nos encontramos con uno de esos poetas que tantas letras ha aportado al mundo de las sevillanas: José Palma (“Joselito el del velero”). Como gran poeta que es, nos dio una lección magistral de ese mundo, recitando poemas, hechos sevillanas. Miguel se relajó y nos contó que su pregón quiere hacer un homenaje a todo aquello y todos aquellos que han sido parte de La Puebla, de su infancia, de su adolescencia,… de su vida. Sin embargo, no dejaba ese nerviosismo temeroso,  el cual sabe que lo acompañará hasta que pronuncie “he dicho” y ponga fin a su pregón. Mientras tanto, en su canto a La Puebla, sabe que tendrá en su mente y en su corazón a sus padres, a su mujer, a sus hermanos, a sus hijos y a sus tres nietos. Todos ellos le darán la fuerza, la confianza y la seguridad, para que esta sea su mejor actuación sobre un escenario.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *