Morante, valiente y artista en Guadalajara

155 0

El cigarrero corta una oreja tras una bonita faena al cuarto de la tarde.

Mundotoro

Con un toreo de buen concepto, tratando siempre de encajarse y enganchar las embestidas para tirar limpio y por abajo de los muletazos, Ángel Téllezlogró la Puerta Grande en su alternativa. Restó gente el frío, el viento y la lluvia, pero aún así se cubrieron tres cuartos del aforo. Una faena de El Julide templada ciencia, sin doble premio por tener que usar el descabello y un toque de Morante con un toro áspero, dieron contenido a una tarde en  la que los toros de Garcigrande y Domingo Hernández sacaron poca cosa.

El cuarto fue un toro brusco, con fijeza, pero al que costó tirar hacia adelante. Morante, que brindó la faena a Santiago Abascal, dejó a un lado su versión artista, para sacar un imagen con el valor como pilar fundamental. Puso mucha voluntad y provocó mucho -a veces incluso utilizando el zapatillazo- la embestida del animal. La gente agradeció la voluntad y tras una estocada, después de un pinchazo, paseó una oreja.

El segundo fue un toro menos rematado y más alto, pero que tomó los engaños con mucha nobleza, pero sin decir nada. Morante de la Puebla lo recibió de forma suave y destacó en un quite por chicuelinas muy despaciosas. Con la franela en la mano, el diestro no pudo bajarle la mano, por lo que su faena se basó en detalles, en momentos de pellizco y de buen toreo, pero todo sin emoción por la condición del toro. Mató de una estocada al encuentro y tras no estar acertado con el verduguillo, fue silenciado tras dos avisos.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *