Normas en casa

628 0

Variación de las conductas y responsabilidades según la edad.

Cuando hay niños en casa, llegan periodos de la infancia en los que la convivencia se descontrola un poco, los niños no obedecen, no saben cuáles son sus obligaciones (o no lo quieren saber a veces) y los adultos andan un poco perdidos sin saber cómo hacer que obedezcan, cuales son las tareas adecuadas para cada edad o cómo pueden hacer para que asuman sus responsabilidades.

Para ello hay que tener en cuenta, que las normas y responsabilidades a asumir, varían con la edad. Aunque haya algunas, como el respeto y la tolerancia que sean incondicionales.

Un niño de 5 años no puede asumir las mismas responsabilidades ni responder a las mimas normas que otro de 10 años.

Pero si son necesarias desde edades bien tempranas, ya que ayudan al niño en muchos aspectos de su desarrollo.

Veamos cómo se pueden definir unas normas claras y consistentes:

–          Pocas y Claras. Aunque sean muchos los comportamientos que queremos regular, debemos escoger los más importantes para empezar. Bastará para empezar con 4 o 5 normas.

Deben estar definidas con claridad y asegurarnos de que el niño comprende su contenido. Para ello en muchos casos es necesario desglosar comportamientos en conductas simples (Ej. Portarse bien, Es un concepto muy amplio que engloba muchas cosas. Pondremos: Hablar en tono de voz agradable, tratar bien al hermano, recoger todos mis juguetes)

–          Dar la Orden en Positivo: Evitar poner el NO delante de la frase que queremos evitar. Al transformar la orden en positiva, estaremos a la vez dando la clave de una conducta que puede sustituir a la que queremos eliminar. Con este ejemplo quedará mas claro:

No poner  los pies en el sofá à + Los pies al suelo.

–          EXPLICAR Y ENTENDER: Hacer participe al niño del proyecto, lo hará sentir importante e involucrado, por lo que se implicará más y mejor. Definir las conductas de un modo que las entienda y colorear un cartel con pegatinas y dibujos puede ser una buena forma.

–          CONSECUENCIAS: Es importante también que sepa claramente, que ocurre si alguna de las normas que hemos puesto no se cumple. Cuál será la consecuencia que tendrá que asumir. Las consecuencias varían según la importancia de la norma.

Ej. No tiene la misma importancia saltarse la norma: “Recoger mis juguetes” que “Respetar a los mayores” por lo tanto la consecuencia a asumir también debe ser distinta.

–          Reconocer de manera afectuosa y festiva, cuando se cumplen todas las normas y el día ha ido realmente bien. El reforzador social (“Que bien lo hemos pasado” “Estoy muy a gusto cuando te comportas así” “Hoy has estado de diez”) hará que se sienta muy satisfecho, por lo que refuerza las nuevas costumbres que queremos implantar.

Tener normas en casa tiene muchos beneficios tanto para padres como para hijos:

–          Los hace responsables. Ya que aprenden que sus actos tienen consecuencias que deben asumir.

–          Los niños/as ganan autonomía, aprenden a hacer cosas nuevas al hacerlos responsables de las mismas.

–          Por lo que al sentirse útiles y capaces mejorará su autoestima y valía personal.

–          Los hace colaboradores y dispuestos tanto en casa como en otros contextos.

–          Ayuda a definir los roles de autoridad. Por lo que ayuda a prevenir conflicto que pueden darse en edades más avanzadas.

–          Compromete a todos a formar parte del hogar familiar, lo que cohesiona los vínculos afectivos.

Establecer unas normas, no es sinónimo de reñir o ser unos padres severos, debe hacerse mostrando un cariño incondicional, ya que el niño en todo momento debe sentirse querido. Si esperamos buenos actos de él, se esforzará por cumplir la expectativa que tenemos de él.

Este mecanismo trata de implantar nuevos hábitos en la dinámica familiar,  por lo que se requiere tiempo y constancia. La perseverancia es la llave del éxito de este proceso, ya que es probable encontrar conductas rebeldes en los niños, como primera respuesta, ante los cambios (que a él no le convienen nada, le gustaría más seguir en la situación de anomia anterior).

Estos comportamientos deben ser ignorados, y perseverar en nuestro intento. Ya que si nos rendimos una vez, la próxima vez que intentemos proponerlo, no la tomarán en serio y tendrán la estrategia para volver a hacer que nos rindamos. Lo que devalúa los roles de autoridad.

Ánimo que todos podéis.

Puedes dejarme un correo y te ayudaré a definir tus normas.

 

Related Post

Las compras por Internet

Posted by - 22 de junio de 2015 0
Germán Osuna analiza los pormenores de las compras por Internet, a la orden del día en los tiempos que corren.

Rabietas

Posted by - 14 de abril de 2016 0
Comportamiento que aparece en los niños y niñas hasta los 4 años.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *