Puerta grande para Morante en Baeza

1801 0

El de La Puebla le cortó las dos orejas al cuarto de la tarde.

La celebración fue completa. Una onomástica, 125 años, para festejar por todo lo alto con un cartel de categoría. Y una terna convencida a triunfar por la causa. Triple Puerta Grande con seis orejas y éxito artístico total con el Morante de la Puebla más templado y un Roca Rey fiel a su concepto, arreando. No se dejó ganar la pelea Cayetano, enfibrado, que tiró de esa garra que lleva dentro para arañar sendas orejas por todas las vías posibles con una corrida de La Palmosilla, que tuvo nobleza, pero a la que, en general, le faltó raza.

Y es que no le sobraron los bríos al cuarto, pero poco le importó a Morante. El de La Puebla sacó sus muñecas a pasear y pulseó la bonancible embestida del astado de La Palmosilla. Se hizo con el toro y logró torear con máxima suavidad. Elegía al temple, porque nunca pudo bajarle la mano. Consiguió darle varias tandas con mucha rotundidad por ambos pitones. Faena de gran calado y estética, hubo hondura. Mató de gran estocada y asomaron los pañuelos. Dos orejas. 

El festejo del 125 aniversario de la plaza de toros jiennense de Baeza había arrancado con cierta demora después de un sinfín de homenajes y actos conmemorativos por la onomástica. Luego, salió el toro, un primero de La Palmosilla terciado, al que lanceó con gusto Morante de la Puebla. Buenas verónicas, que remató con dos medias de categoría. Marca de la casa. Apenas se le castigó en varas, pese a ello, llegó justo de energías a la muleta del sevillano. Lo probó el de La Puebla por ambos pitones y logró robarle algún muletazo templado suelto. Esfuerzo sin recompensa, porque la sosería del animal impidió que el trasteo tomara mayor lustre. Ovación desde el tercio.

Crónica de Pedro Ruiz (Mundotoro).

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *