San Sebastián, un patrón multitudinario

414 0

Más de 20.000 personas se dan cita en la localidad cigarrera para presenciar el encierro y procesión del patrón del municipio en una jornada festiva.

Amanecía en La Puebla. Cielo cubierto, amenazante, y con el suelo mojado por la lluvia nocturna. Las predicciones mantenían la incertidumbre, aunque daban esperanzas de que el grueso de la jornada – como así fue -, se salvara. Pero daba igual. Era día grande para los cigarreros y cigarreras. Volaban cafés, tostadas, anís. Se empezaba a intensificar el tráfico en la entrada del pueblo desde Sevilla. Miles de personas acudían al encuentro con el mártir cigarrero y a disfrutar el encierro de reses de Hijos de Dolores Rufino, que se estrenaba en la cita. Dos bandas, La Pepa y la Municipal de Higuera de la Sierra, tocaban diana. Todo estaba en marcha. Se respiraba ambiente taurino y a la vez solemne.

La parroquia acogía la celebración de la función principal en honor a San Sebastián, oficiada por el párroco, Rafael Menéndez Albuicet, mientras los cabestros avanzaban calle Larga abajo en busca del corral desde el que saldrían en dirección opuesta tras el chupinazo. Un momento íntimo pero que se vive con nervios, ya que algo emocionante se acerca.

Se suceden los acontecimientos tras la finalización de la función principal en la parroquia. Las peñas y grupos de amigos comienzan sus desfiles por la calle Larga, demostrando un gran ambiente desde el primer momento. La Banda Municipal de La Puebla del Río se acerca desde el Ayuntamiento a los sones de “Maestro Laureano”. Desde la Plaza de Toros salen la Banda de la Santa Vera+Cruz de Alhaurín el Grande, La Pepa, y justo detrás ese ejército de niños cigarreros dirigidos por José Antonio Silva. También participa por la calle Larga la Banda Municipal de Higuera de la Sierra, que interpreta pasodobles taurinos como “Suspiros de España”. La lluvia respeta el momento. Todo se prepara en el interior de la parroquia para la salida del mártir cigarrero.

San Sebastián se puso en la calle a la hora prevista. En la calle Larga, el ambiente festivo y jolgorio. En el porche, solemnidad en torno al patrón. Los nuevos candelabros lucían en una mañana encapotada. El mártir avanzaba a los sones de “Procesión de Semana Santa en Sevilla” y “Hosanna in Excelsis”, interpretadas de forma brillante por los sones de la BM La Puebla. El patrón se acercaba a su altar en la Esquina del Reloj. El momento cumbre se aproximaba. El estreno de la jornada, “Hymnus ad Martyrem”, de Francisco José Escobar, sonó en el instante apropiado. El paso subía la rampa que le llevaba hasta el altar para presidir el encierro al son de los compases de esta bella pieza, que contiene los cantos hacia el patrón. El éxtasis llegó en su parte final, que contiene ese ya universal “Oh Sebastián ejemplar”, que fue entonado por las miles de personas allí presentes.

El chupinazo de Juan José Padilla

Una vez ubicado el patrón en su altar se procedió a dar el chupinazo con la presencia en el balcón del antiguo Ayuntamiento del párroco, Rafael Menéndez; el alcalde, Manuel Bejarano; el promotor del encierro e Hijo Predilecto, José Antonio “Morante de La Puebla” y Juan José Padilla, invitado de honor, quien tras la oración del párroco entonó el “Viva San Sebastián” y recibió el cariño de las miles de personas, con cánticos como “Padilla es de La Puebla”. Unión, armonía y gran ambiente.

Encierro limpio y sin novedades

Las reses de la ganadería Hijos de Dolores Rufino completaron el recorrido en poco más de un minuto, sin que se produjeran sobresaltos en el mismo. Resbalones de los erales y algunas caídas de corredores que, por suerte, no fueron a más. Aunque, eso sí, el ganado tardó en poder entrar a los corrales. El tiempo total fue de algo más de tres minutos.

San Sebastián estrenó el capote de Morante

Aunque la lluvia respetó durante el grueso de la jornada, apareció – no con intensidad – durante un rato en la procesión del patrón, por lo que el mártir cigarrero lució el capote obsequiado por Morante, dejando una estampa histórica en la localidad.

San Sebastián estuvo acompañado por representaciones de autoridades, hermandades y el Regimiento de Artillería Antiaérea 74 – El Copero – de Sevilla, con los majestuosos sones de la Banda Municipal de La Puebla del Río, que interpretó marchas como “Nuestra Señora del Patrocinio”, “Corpus Christi”, “Rey de Reyes” o “Virgen de los Negritos”. A las 14:30 horas, el patrón cigarrero entraba en la parroquia tras “Hymnus ad Martyrem” y ponía punto y final a su posesión.

Posteriormente, la BM La Puebla y el Regimiento de Artillería Antiaérea 74 – El Copero – de Sevilla realizaron un desfile calle Larga arriba para saludar a las autoridades en la Plaza del Corpus Christi y romper filas posteriormente.

Nueve orejas y un rabo en la novillada mixta

Con un lleno de ‘no hay billetes’ y en una tarde condicionada por la lluvia arrancó la novillada sin picadores de La Puebla del Río, en honor a San Sebastián, en la que Emiliano Ortega, Joselito Sánchez de Morón y el rejoneador José Manuel Fernández salieron en hombros.

FICHA DEL FESTEJO:

La Puebla del Río (Sevilla). Lleno de no hay billetes. Erales de Hijos de Dolores Rufino, de buen juego y magnífica presentación. Jaime González-Écija, oreja; Diego Vázquez, oreja; Lolillo Soto, oreja; Emiliano Ortega, dos orejas; Joselito Sánchez de Morón, dos orejas; y el rejoneador José Manuel Fernández, dos orejas y rabo. Incidencias: Tras salir en tercer lugar el que estaba sorteado en cuarto lugar, Lolillo y Emiliano Ortega cambiaron el orden de lidia de sus actuaciones.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *