Y el sueño de Morante se cumplió

1672 0

El de La Puebla deja una faena para el recuerdo al cuarto de la tarde y corta dos orejas.

Sevilla estaba esperando algo así. Y Morante, que días atrás no lo pudo hacer, también quería hacerle a Sevilla un regalo de esta dimensión. De una dimensión tan grande que tardará en olvidarse, ya que la faena que le realizó Morante al cuarto de la tarde de Cuvillo llevó la pasión a los tendidos, a pesar de que el astado no tenía mucha fuerza al principio. La rabia de no poder hacer nada en tardes atrás, ni al primero de su última tarde en la Feria, le hizo hasta inventarse una media con la muleta. Si decíamos antes del comienzo de la temporada que Morante soñaba con Sevilla, el sueño se ha cumplido con una faena que fue la cima de una tarde que nunca dejó de tener interés, con una oreja para un valiente Roca Rey y una lección de entrega de El Juli, herido en el quinto de la tarde. Morante de La Puebla celebraba así el Día Mundial del Arte.

Morante corta dos orejas en Sevilla from Cultoro on Vimeo.

En el primero de la tarde, que fue de más a menos, Morante dejó bellos lances con el capote por el pitón derecho, en los cuales ralentizó la embestida del de Cuvillo. Su disposición le llevó a ligar con decisión en las primeras series, tocándole las telas el molesto derrote del toro. Al natural, el de La Puebla dejó muletazos sueltos de mucha calidad y que tuvieron su sello personal, aunque al final no pudo redondear su faena debido a que el toro fue a menos. Lo intentó hasta el final y se quedó con la miel en los labios. Enrabietado, pensando desde que mató a este toro, de dos pinchazos, media y tres descabellos, cómo le iba a regalar a Sevilla una faena cumbre. Silencio en el primero de la tarde.

Los primeros tercios del cuarto de la tarde no invitaban al optimismo. Morante apenas se pudo lucir con el capote. Sin embargo, el de La Puebla empezó a cocinar lo que sería una faena cumbre, comenzada con ayudados y muletazos con compostura sobre la mano izquierda. El toro no ayudaba, ya que amagó con pararse. Pero Morante se lo llevó a los medios para darle tres derechazos y el de pecho que hicieron arrancar la música e instaurar en la Maestranza un ambiente de acontecimiento, de que algo grande iba a pasar. La segunda tanda tuvo muletazos lentos y un bonito remate. Cambió a la zurda y logró buenos naturales. En la siguiente serie con la derecha dio excelentes muletazos y fue desarmado, cogiendo la muleta con rabia para improvisar una suerte inusitada: un muletazo abelmontado a modo de media cogiendo la muleta con las dos manos. Morante tuvo que hacerlo. Hubo más toreo de calidad y ritmo lento con la zurda para completar una faena que caló hondo en los tendidos. El silencio sepulcral en la plaza en el instante previo a la estocada fue de nerviosismo y deseo por comenzar la petición de trofeos. Mató de estocada y le fueron concedidas las dos orejas. El sueño estaba cumplido.

El Juli no pudo lucirse de capa por el viento. El toro derribó al caballo en el primer puyazo y le hirió en la pata delantera. Entró en quite Roca Rey con el capote a la espalda y El Juli replicó por chicuelinas, viviéndose un verdadero momento de rivalidad en el ruedo que gustó al público. Comenzó la faena con bonitos muletazos con una rodilla en tierra y un buen cambio de mano. Dio una serie con la derecha y otra al natural en buen tono. A partir de ahí el toro se vino abajo y el torero tragó para apurar las últimas arrancadas. Terminó metido entre los pitones y mató de estocada. Ovación.

De nuevo molestó el viento al Juli en el quinto y otra vez hizo un quite Roca Rey. El toro estaba muy justo de fuerza y el torero madrileño no lo forzó en el comienzo de faena y lo cuidó en las primeras series. La falta de poder del ‘cuvillo’ limitó la labor del torero, que estuvo impecable técnicamente, extrayendo naturales de mucho mérito a un animal casi parado que parecía no tener nada. Resultó cogido cuando atacó por el derecho para extraer los últimos muletazos. Todavía dio una serie más antes de pinchar dos veces, lo que le apartó del triunfo. Pasó a la enfermería, donde apreciaron que tenía una cornada en el glúteo.

Roca Rey recibió al tercero con una larga cambiada y lances bajando las manos rematados con buena media. Hizo un quite por saltilleras y comenzó la faena con variedad, primero estatuarios y después un pase por la espalda para rematar de pecho. La primera serie diestra fue ligada y vertical. En la siguiente le molestó el viento pero no le importó, cambiando la muleta por la espalda a la zurda y rematando muy templado la serie. Se levantó en ese momento un vendaval y el torero siguió firme. Comenzó con una arrucina a la que siguieron los mejores muletazos de la faena, tragando mucho. Hubo bernardinas más que ajustadas para el cierre de faena y mató de estocada. Le pidieron con fuerza la oreja que el presidente concedió.

Su segundo no le permitió lucirse con el capote. Brindó al público y ligó tres pases cambiados por la espalda que calentaron mucho los tendidos. Dio una primera serie ligada y cerró al toro para evitar el viento. Tragó en la distancia corta ante un animal que no ayudaba. Al natural obligó literalmente al toro a embestir e improvisó remates de serie por la espalda pasándose muy cerca los pitones. Hubo un final de faena variado y creativo con dos arrucinas espeluznantes que volvieron a crear clima de triunfo. La pena es que pinchó dos veces y tuvo que descabellar, perdiendo lo que podía haber sido otro trofeo.

Ficha del festejo

  • Se lidiaron toros de Núñez del Cuvillo, bien presentados y de juego variado. Sobresalieron tercero y cuarto.
  • Morante de la Puebla, silencio y dos orejas.
  • El Juli, ovación y ovación.
  • Roca Rey, oreja y ovación.
  • Lleno de ‘no hay billetes’ en tarde en la que molestó el viento. El Juli fue atendido en la enfermería de “herida por asta de toro en región glútea derecha de 15 centímetros que lesiona músculo glúteo mayor. Pronóstico grave”.

Crónica: Rafael González – Plaza de Toros de la Maestranza.

Foto: Plaza de Toros de la Maestranza.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *