Una despedida con honores para el Centauro de La Puebla

547 0

Ángel Peralta nos dejaba este sábado a los 93 años de edad.

Una despedida con honores, solemne, escoltado por lo que más le apasionaba al Centauro en su vida, los caballos; y acompañado de centenares de cigarreros, amigos, aficionados y personalidades célebres del mundo del toro. La Parroquia de Nuestra Señora de la Granada ha acogido este domingo la misa funeral de D. Ángel Peralta, ‘El Centauro de La Puebla’, quien nos dejaba este sábado a los 93 años de edad.

Minutos antes de las cuatro de la tarde, entre un respetuoso y sepulcral silencio, la Banda Municipal de La Puebla del Río comenzaba los solemnes acordes de ‘Mater Mea’, y el cortejo fúnebre recorría la calle Larga hacia abajo en dirección a la Parroquia. El féretro discurrió entre los aplausos de la gente que le esperaba a las puertas de la iglesia, muchas de las cuales se han tenido que quedar fuera del templo por problemas de espacio.

Entre las caras conocidas que han acudido al sepelio se encontraban Curro Romero, Paco Ojeda, Jaime Ostos, Morante de la Puebla, Pedro Gutiérrez Moya “Niño de la Capea”, Eduardo Dávila Miura o Fernández Pineda; rejoneadores como Álvaro Domecq, Antonio Domecq, Diego Ventura, Leonardo Hernández padre, Fermín Bohórquez, Andy Cartagena, Sergio Vegas, Óscar Borjas; apoderados como José Luis Peralta; cirujanos como el Dr. Octavio Mulet -jefe del equipo médico de la Maestranza- y políticos como José Luis Corcuera -ministro de Interior en tiempos de Felipe González-. Algunos de ellos han sido los encargados de portar el féretro en un último paseíllo del maestro por las calles de su pueblo antes de dirigirse al cementerio de la localidad, donde ha recibido sepultura poco antes de las seis de la tarde.

De forma anónima ha recibido la despedida de los vecinos del municipio cigarrero, donde nació el 18 de marzo de 1925 el considerado el rejoneador más importante e influyente del siglo XX, encargado de profesionalizar esta disciplina taurina en España.

Peralta fue un hombre polifacético y era conocido también por su actividad como escritor de novela, poesía y como divulgador del rejoneo. Pionero en varias suertes de este arte, debutó con público con sólo 19 años, en 1945, en la plaza de La Pañoleta (Sevilla) y en Las Ventas en 1948.

Estuvo en activo durante 55 años, en los que lidió cerca de 6.000 toros y está en posesión de la Medalla al Mérito en las Bellas Artes, que le concedió el Gobierno en 2013.

Foto: Víctor Rodríguez (Diario de Sevilla).

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *