Una lección de brillantez que se prolonga durante medio siglo

307 0

Los Reyes Magos recorrieron en una maravillosa Cabalgata las calles de La Puebla del Río.

La recompensa a medio siglo de dedicación. A tantas y tantas personas que trabajan durante meses para el disfrute de una noche mágica por parte de cigarreros, cigarreras y visitantes de otras localidades. El esfuerzo porque todo salga medido. El ambiente. La música. El colorido. La Puebla volvió a vivir una tarde/noche mágica con la visita de Sus Majestades de Oriente, que llegaron desde el Guadalquivir una vez caída la noche. Una vez en sus tronos, Melchor, Gaspar y Baltasar repartieron regalos y juguetes y fueron aclamados hasta su entrada, cerca de la medianoche.

Sobre las 16:00 horas se ponía en marcha el cortejo Real desde el Ayuntamiento presidido por las Estrellas de la Ilusión del 50 aniversario. A pie y acompañadas por la Escuela Infantil de Tambores. Una vez en sus carrozas, desde el otro lado hacía acto de presencia el Heraldo Real con sus pajes, acompañados por una charanga. Como si estuviera escrito en los libros de historia cigarrera, el Heraldo, en un coqueto diálogo con una de las estrellas, le hacía entrega de las llaves de La Puebla, esas que abrirían las casas de los cigarreros para que Melchor, Gaspar y Baltasar surtieran de regalos a la población cigarrera.

La calle larga era un auténtico río de personas por el que desfilaban las maravillosas carrozas de la comitiva Real. A la reformada de la Estrella de la Ilusión y la ya tradicional del Heraldo Real le seguían las del 50 aniversario de la Asociación, Nemo, Troll, Príncipes y Princesas de Disney y un impresionante Pavo Real. La Batukada Tamsur ponía el ritmo al inicio del cortejo e hizo las delicias de cuantos se acercaron a ella.

Cerca de la medianoche, la comitiva finalizaba su recorrido con la entrada del Rey Baltasar tras repartir miles de kilos de caramelos y multitud de juguetes. Posteriormente, en el interior de la Parroquia de Nuestra Señora de la Granada, los Reyes Magos adoraron al Niño Jesús antes de repartir regalos. En 2018 la espera fue un poco más larga. Pero mereció la pena. Qué más da esperar un día más si hay magia por medio.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *