Cuando no marcas ni sin portero…(1-0)

1047 0

El Puebla paga su falta de acierto y fe en Huévar.

El Puebla Club de Fútbol ha caído por la mínima en su visita al San Sebastián de Huévar del Aljarafe en un encuentro en el que a pesar de poseer el dominio del mismo no supo acertar ni sin portero. Y, cuando eso pasa, se suele pagar, ya que el único fallo cigarrero en todo el partido supuso el gol hervense. Posteriormente, la falta de fe y presencia en la segunda parte propició que el resultado no se moviera.

Marco Fernández apostó por un once con extremos rápidos y verticales para buscar la velocidad y sorprender por fuera. Con la baja de última hora de Ruti, Prósper acompañó a Vélez en el centro de la defensa, con Diego y Cris en los laterales y Curro en portería en sustitución de Dani Escalante. Antonio Manuel y Manuel Martos formaron el doble pivote, con Edu en la mediapunta. Andrés Richarte y Ángel fueron los extremos y Valladares la referencia arriba.

No habían pasado ni cinco minutos cuando el Puebla tuvo la opción más clara del partido y, quizás, una de las ocasiones de gol más claras de la temporada. Andrés rompía y penetraba por la banda derecha, y en un tres para uno con el portero dejaba el gol en bandeja, pero Valladares la echó fuera sin portero, sin lograr a conectar un buen remate con todo a favor. Fallo inexplicable que pudo cambiar el partido. Las entradas por banda tenían efecto, y tanto Ángel como Andrés fueron protagonistas en los ataques cigarreros, con incursiones que o bien finalizaban con centros peligrosos y con veneno o incluso en disparo, como el cruzado pero mordido de Andrés Richarte. El Puebla merecía ir por delante en el marcador.

Sin embargo, en el primer y único acercamiento claro de los locales en todo el partido llegaría el gol que a la postre sería de la victoria. Un fallo defensivo provocó que la dejada de Saúl con la cabeza propiciara el gol de Choco, que batió a Curro totalmente libre de marca. Es inexplicable cómo a un equipo con muy poco le hacen mucho daño, y al contrario necesita un mundo para hacerlo. Así, difícilmente se lograrán las aspiraciones deseadas.

Todavía en la primera parte, el Puebla tuvo opciones suficientes y claras para lograr, al menos, el empate. La mejor fue para Valladares, que remató flojo y sin fe en boca de gol un excelente servicio de Andrés desde la derecha. En un saque de esquina, la zaga local salvó el tanto cigarrero, aspecto que se iba a repetir en la segunda parte con Kaba como protagonista y muro hervense, evitando cualquier posibilidad de remate.

Para ser un equipo importante de la categoría hay que demostrar fe en ello, y saber levantar los partidos. El Puebla, en el presente curso, aún no ha logrado siquiera igualar un resultado adverso. Le cuesta un mundo sobreponerse a un primer gol visitante, que en cien por cien de los casos se ha convertido en derrota. Lo que ocurrió en la segunda parte fue un bajón de fe y presencia de los cigarreros en área contraria, las ideas se fueron diluyendo y las opciones cada vez eran menos claras.

Tampoco le dieron el plus necesario los cambios. Y eso que Marco Fernández confeccionó el equipo más ofensivo posible para ello. Pero con eso no bastó. No bastó porque con la identidad que caracteriza al Puebla, si no va acompañada de elementos como el descaro, se convierte en previsible. Así fue el Puebla en la segunda parte: previsible. Y aún así, tuvo un par de ellas claras para lograr al menos el empate, pero ni Ángel ni David Martos lo hicieron. Fran López la tuvo de falta, pero Emilio respondió correctamente. En área cigarrera, Curro fue un espectador más. Solventó muy bien su trabajo con los pies y no tuvo que usar prácticamente las manos. Por lo tanto, se comprueba que el problema no está en lo defensivo, donde el equipo concede poquísimas opciones a su rival. Anecdótica fue la expulsión del local Salva, por perder tiempo en un cambio, dejando a su equipo algo menos de diez minutos en inferioridad.

No puedes ser un equipo importante de la categoría cuando en tres de los cuatro últimos partidos tu marcador no se ha movido del 0. Hoy, ante un equipo de la zona baja como Coronil o Gilena en semanas anteriores no llegó la victoria. Ni el empate siquiera. Ahora en el San Sebastián se plantará el equipo más en forma del momento: el Osuna Bote. Y en esas debe aparecer el Puebla si quiere seguir aspirando a ser importante. Porque como no lo haga, la cabeza comenzará a estar lejos, muy lejos, y las vacaciones se harán demasiado largas.

Huévar CF: Emilio, Julio, Barbecho, Kaba, Adri, Ángel, Choco (Beni 70’), Nando, Saúl (Lolo Moreno 64’), Rafa y Salva.

Puebla CF: Curro; Diego, Prósper (Alberto 75’), Vélez, Cris (Fran López 60’); Antonio Manuel (Carlos Romero 80’), Edu; Andrés, Ángel y Valladares (David Martos 60’).

Gol: 1-0, Choco (20’).

Árbitro: expulsó al local Salva por doble amarilla (84’). Amonestó a los locales Kaba, Ángel, Rafa y Lolo Moreno, y a los visitantes Cris, Valladares, Manuel Martos y Alberto.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *