La miel en los labios

118 0

Diego Ventura acaricia la puerta grande en Aguascalientes.

Lo tenía todo en su mano Diego Ventura para abrir también la Puerta Grande de Aguascalientes el día de su debut en ella. Arlequín, el sobrero de Zacatepec que le correspondió, fue un buen toro, que tuvo movilidad y raza encendida, lo que sumó mucha transmisión y emotividad al trasteo del rejoneador. Lo paró con Joselito antes de formarle un verdadero lío con Fino, sin duda, la base de su faena. Una, dos, tres, muchas veces se clavó Diego en los medios y se dejó venir sin condición alguna al astado para quebrarlo sin avanzar un metro, clavado en el piso, haciendo la batida sin irse, absorbiendo la embestida y pasándosela muy cerca para delirio del público hidrocálido. Disfrutó Ventura andando, una vez más, por la cuerda floja del límite sin límites. Era una caldera la Monumental, a la que echó más leña el jinete con un soberbio par a dos manos con Dólar.

Lo dicho: todo estaba a punto para que certificara un triunfo grande, pero el toro se lesionó, se echó y ya ni siquiera dio opción a que el torero le entrara a matar. Aún así, la faena fue clamorosa. No le ayudó demasiado el primero que debió ser cuarto, pero el titular fue devuelto al lesionarse después de derrotar en el burladero. Salió Mar de Sueños, a la postre, el toro de su debut en la Monumental de Aguascalientes. Lástima que el ejemplar de Fernando de la Mora durara tan poco y se pusiera defensivo cuando sentía cerca las cabalgaduras, pero es que no le quedó otra a Diego más que llegarle continuamente a la cara y provocar sus acometidas. Lo hizo con tremenda superioridad con Bronce, dueño como es de esos terrenos sin espacio. Justo por esas protestas del astado tuvo tanto mérito que Ventura aceptara y ganara el pulso en esas lides que el animal requería. Entusiasmó al público con semejante exhibición de capacidad y de temple, de ese temple que esquiva la acritud para imponer su ley. De ley fue la ovación de la afición hidrocálida al torero de La Puebla del Río.

  • Crónica: web oficial Diego Ventura.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *