Morante corta una oreja en Granada

1265 0

Mundotoro

Pepe Luis Vázquez salió en hombros a pesar de no cortar orejas.

Tenía que ser en Granada. En el último puerto de una pequeña temporada hecha a medida. El capricho de Morante que sabía que ahí había una historia con líneas por escribir. Fue en el cuarto, como en el final de una novela, cuando se conjugaron arte, sabor, esencia, gusto, temple, verdad, pasión. Una figura delicada, muñecas que guardan un secreto, un mentón hundido con el que domina el toreo desde arriba. Los trastos como la prolongación de su propio cuerpo.  Y las yemas, ese gran secreto. Fue Pepe Luis Vázquez. El mismo que sorprendió con su vuelta a los ruedos. Lo que no sabíamos entonces es que aún tenía por contar su mejor obra.

Toreó muy despacio a la verónica Morante al segundo. Ya de salida lo templó y lo bajó las manos en tres y una media de cartel. Volvió con el capote en un excelso quite en el que combinó las verónicas con acompasadas chicuelinas, rematadas con una vistosa serpentina. Al son de La Misión comenzó el sevillano por toreros ayudados por alto. Tuvo nobleza el segundo aunque amenazó con rajarse en la segunda parte de la faena. Toreó despacio, reduciendo al toro, en una tanda de categoría al natural. Cuando quiso rajarse, Morante se puso firme para cuajarlo con una belleza sin igual. Mató de una media en todo lo alto que rodó al toro sin puntilla. Oreja. El quinto, de buenas hechuras y acapachado, punteó en banderillas. Morante brindó a Pepe Luis y tras un inicio prometedor, el toro se paró. Abrevió.

Foto de El Mundo.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *