Vivencias rocieras hechas pregón

1684 0

Venturi Ruiz pregonó al Rocío de La Puebla.

Juan Ventura

Fue una noche cargada de emociones la vivida el pasado sábado en la Parroquia de Nuestra Señora de la Granada. Como es tradicional en la Hermandad rociera, tras celebrar la Función Principal se da paso al pregón que abre las puertas de una nueva romería. En esta edición, fue pronunciado por Buenaventura Ruiz Sobrino, el cual anunció la llegada de Pentecostés a través de las vivencias de una vida entera de devoción mariana y peregrinajes hacia la Rocina.

Juan Jiménez Villegas, pregonero del pasado año, fue el encargado de presentar a su sucesor con el cual le une una gran amistad, algo que se hizo patente en las afectuosas palabras que entre ambos se dedicaron. Venturi, nombre por el que coloquialmente es conocido en el pueblo, antes de subir al atril recibió una enorme sorpresa, la reaparición del Coro Rociero “Tomillo y Jara”, tras más de veinte años de inactividad. El pregonero fue componente de esta formación local en su juventud y por tal motivo decidieron volver a unirse para la ocasión y abrir el acto con “Blanca Paloma” una sevillana emblema de este Coro, incluida en su primer LP de 1988.

Comenzó la exaltación con un agradecimiento a la que fue su primera familia rociera, la familia Montero. Continuó haciendo un recorrido por las diferentes reuniones de amigos y familiares con los que ha compartido el camino cigarrero en diferentes etapas de su vida, en esta parte hizo un homenaje especial a dos grandes rocieras, María Pepa Moya (Q.E.P.D.) y Amparo Salas, impulsoras durante años de la formación religiosa en la Hermandad. También realizó un análisis de sus más de veinte años ejerciendo el cargo de prioste de forma oficial u oficiosa, confesando haber aprendido este oficio de su predecesor José Lobera, “Pepito Balatio”, quien le inculcó una profundo devoción por la Virgen de nuestro venerado Simpecado.

Otro punto clave de la disertación estuvo dedicado a la Hermandad de Málaga, con la que el pregonero, al igual que muchos paisanos, mantiene una estrecha relación al haber realizado sus primeros caminos en conjunto con nuestra Hermandad de La Puebla. Casi llegando al final narró su visión sobre la procesión de la Blanca Paloma el Lunes de Pentecostés, esta parte fue acompañada por “Visita Divina”, unas sevillanas que sonaron excepcionalmente en las voces de algunos familiares, hermanos y sobrinos del pregonero, los cuales participaron con sus cantes durante todo el pregón, al igual que el Coro.

Como colofón final, Venturi pronunció un sentido homenaje a los rocieros que faltan y que según nos dijo, hace tiempo fundaron otra Hermandad en La Puebla celestial. Para cerrar el acto, las magistrales voces de “Tomillo y Jara” deleitaron a todos los presentes con su particular versión de la plegaria “Dulce Rocío”.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *